PEDAGOGÍA CONCEPTUAL: EL ENFOQUE PEDAGÓGICO DE LA ESCUELA-TALLER DE FORMACIÓN AFECTIVA

Estándar

El sábado 26 de enero de 2013 nació oficialmente nuestra Escuela-Taller de Formación Afectiva. La inauguramos con tres Aprehendices: Aura, Didier y Elsy. Ese día les hicimos una presentación general de lo que sería su ruta de formación; lo que aprehenderíamos, para que nos serviría lo que aprehenderíamos y cómo podíamos obtener Recursos Vitales (Vínculos Afectivos, Conocimientos sobre el juego de la Vida y Dinero) practicando y enseñando lo que aprehenderíamos.

Hemos creado esta Escuela-Taller de Formación Afectiva con un objetivo: Multiplicarnos. Somos los primeros Formadores Afectivos y estamos listos para enseñar este Oficio. Un Oficio que solo puede ser ejercido en el marco de la Comunidad Formativa El Taller.

Como toda Escuela, adoptamos un enfoque pedagógico. En nuestro caso es la Pedagogía Conceptual. Y lo hacemos por tres razones: una afectiva, otra intelectual y una práctica. La razón afectiva es que amamos este modelo. Sentimos genuino aprecio por él. De hecho, hoy somos Formadores Afectivos porque hace ya más de cuatro años nos encontramos con Pedagogía Conceptual y eso significó un punto de quiebre en nuestras vidas. Desde entonces nos dedicamos a estudiar una derivación de Pedagogía Conceptual: la teoría de la afectividad humana planteada por Miguel De Zubiría, quien desde entonces se convirtió en nuestro Tutor.

Intelectualmente, adoptamos este enfoque pedagógico por su potencia teórica; porque nos ha enseñado a pensar, nos ha enseñado a aprehender y nos ha enseñado a enseñar. Esta es justamente la razón práctica o expresiva.

Como ahora nos disponemos a enseñar el Oficio de la Formación Afectiva, lo haremos lógicamente utilizando Pedagogía Conceptual.

En este texto entonces presentamos nuestra adaptación del Modelo del Hexágono: el método formativo de Pedagogía Conceptual.

De acuerdo con el Modelo del Hexágono, lo primero que se debe definir son los propósitos. La pregunta que busca responder es ¿qué seres humanos pretendo formar?

La Escuela-Taller de Formación Afectiva tiene como Propósito favorecer el desarrollo de la Autonomía Afectiva, Intelectual y Material de sus Aprehendices, Compañeros y Tutores, para que así podamos aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar.

En segundo lugar, el Modelo del Hexágono plantea las Enseñanzas. Es decir, el medio para alcanzar los fines. ¿Cómo podemos lograr que nuestros Aprehendices de Formación Afectiva conquisten su Autonomía?

La enseñanza central de nuestra Escuela-Taller de Formación Afectiva es el Sistema Afectivo Humano. Sistema que nosotros hemos teorizado bajo la denominación de Afectología. Los conceptos que integran esta teoría son los siguientes:

  • Habilidades Afectivas
  • Afectos
  • Escenarios de Interacción Vital
  • Personalidad
  • Recursos Vitales
  • Estrategia de Vida
  • Conflictos Afectivos
  • Necesidades Afectivas
  • Autonomía
  • Poder
  • Bien-Estar

El tercer elemento del Modelo del Hexágono es la Evaluación; ¿Cómo y en qué medida deben demostrar dominio los Aprehendices? La Formación Afectiva es una formación para la vida, por lo tanto, el criterio de Evaluación de nuestra Escuela-Taller es el desempeño que tengan los Aprehendices en cada uno de sus roles. Principalmente en su rol de pareja, de crianza y trabajo. Utilizaremos para ello las bitácoras.

El cuarto elemento es la Secuencia. El sistema educativo industrial se caracteriza por la ausencia de Formación Afectiva. Por ese motivo, en nuestra Escuela-Taller empezaremos desde el nivel más básico, es decir, desde las nociones afectivas, luego las proposiciones afectivas, después los conceptos afectivos, a continuación las precategorias afectivas y por ultimo las categorías afectivas.

El quinto elemento es la Didáctica. Las leyes del aprehendizaje humano exigen tres momentos: afectivo, cognitivo y praxico. Por tanto la secuencia de cómo enseñar cualquier competencia es invariable en Pedagogía Conceptual: arranca siempre por la fase afectiva, avanza hacia la fase cognitiva, y culmina siempre en la fase ejecutiva (tripleta querer-saber-hacer).[1]

En la Escuela-Taller, la fase afectiva, en primer lugar, la desarrollamos respondiendo al Por qué es importante la enseñanza que se va a abordar y en segundo lugar, la utilizamos para fortalecer el sentido de Comunidad. Es decir, reflexionamos sobre nuestra identidad como Formadores Afectivos. Esto es, sobre nuestros afectos, creencias y prácticas. La meta de esta fase afectiva es la cohesión. En la fase cognitiva presentamos el concepto, es decir el Qué. De esta manera vamos construyendo poco a poco, lo que nosotros llamamos la Estructura. Y en la fase expresiva, planteamos ejercicios que permitan aplicar el concepto (el Cómo) complementando esto con las bitácoras. En esta fase también buscamos reforzar el Significado de ser Formador Afectivo; de sí mismo, del otro y de los otros.

El sexto punto del Modelo del Hexágono son los Recursos Didácticos. Estos apoyan y facilitan en gran medida el proceso de enseñar-aprehender. Nosotros nos valemos en primer lugar de una herramienta de Pedagogía Conceptual: los Mentefactos. Y en segundo lugar del Arte y las escenas de la vida cotidiana.

Aquí empieza pues este viaje, con la firme Voluntad de que se trate de un viaje sin retorno.

Luz Adriana Tirado y Andrés Paz Pareja

Formadores Afectivos

Escuela-Taller de Formación Afectiva

Comunidad Formativa El Taller


[1] Miguel De Zubiría “ABC de Pedagogía Conceptual: los fines y el método de Pedagogía Conceptual” Bogotá, 2008.

REUNIONES DE AFECTOLOGÍA: TENEMOS UN MENSAJE PARA TI

Estándar

Formadores Afectivos

Tenemos un mensaje de la Vida.

La Vida quiere transmitirnos unas enseñanzas que están elaboradas con conocimientos del presente y del pasado. Enseñanzas Vitales que son la materia prima para la construcción de nuestro futuro afectivo. Dichos conocimientos provienen de los tres grandes campos que ha creado la especie humana para edificar cultura:

v  Ciencia

v  Filosofía

v  Religión

La Ciencia nos explica el Sistema Afectivo Humano.

La Filosofía reflexiona sobre el Sistema Afectivo Humano.

La Religión moviliza, regula y gestiona los afectos que circulan por el Sistema Afectivo Humano.

Como ves, las enseñanzas tienen que ver con nuestro Mundo Afectivo. Están relacionadas con una verdad universal: somos Seres Afectivos. Sentimos.

Aunque todos los seres humanos sentimos, no todos sentimos igual. Este mensaje proveniente de la Vida nos enseña a evolucionar en el sentir. Esto es, a Desarrollarnos Afectivamente.

Según el mensaje de la Vida, todos los seres humanos empezamos este viaje por el Desarrollo Afectivo en el nivel de las emociones. Son los instintos los que guían nuestro actuar. Cuando venimos a la vida, aunque existimos, aun no somos consientes de nuestra existencia. Somos absolutamente dependientes. Y si no tenemos quien nos cuide, no podemos cuidarnos a nosotros mismos.

Con el paso del tiempo, a las emociones se pueden sumar los sentimientos. De ser así, vamos tomando conciencia de nuestra existencia, aunque todavía somos dependientes. Sin embargo ya hay un avance, empezamos a sentir aprecio por nosotros mismos, a pensar en nosotros mismos, a actuar en beneficio de nosotros mismos. A cuidarnos. En esta etapa se empieza a configurar la autovaloración, el autoconocimiento y la autoadministración.

Si el Desarrollo Afectivo sigue su curso normal, a las emociones y los sentimientos se le sumaran las actitudes. Este tipo de afectos refuerzan nuestros sentimientos, pero sobre todo, nos permiten empezar a sentir al otro, conocer al otro, y lo más importante, actuar en beneficio del otro. En esta etapa se empieza a experimentar el poder de la empatía.

El siguiente nivel son los Valores. Cuando éstos son el combustible central de nuestro comportamiento, sentimos la necesidad de trabajar en pro de nuestra sociedad. De actuar de una forma tal que nuestra vida y trabajo contribuyan con el orden y la armonía social.

Desarrollarnos afectivamente significa alejarnos paulatinamente de la selva, humanizarnos. La meta de este viaje afectivo son los Principios. Actuar predominantemente basado en Principios, significa graduarnos como auténticos Seres Humanos. Como individuos plenamente conscientes de que somos parte de una especie y como tal estamos conectados, sin importar donde vivamos, ni a que a cultura pertenezcamos. De modo pues que humanizarnos significa actuar siempre en pro del Bien-Estar personal, del otro, de los otros y de todos los seres vivientes de este planeta llamado tierra.

El Ser Humano ha descubierto muchos caminos que lo conducen a la meta de los Principios. De hecho, cada generación alumbra nuevos senderos para las generaciones siguientes.

Este es justamente el mensaje que te traemos: la Vida nos ha mostrado un nuevo camino para aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar. Un camino al que hemos llamado Afectología. Un camino hecho de Ciencia, Filosofía y Religión.

El componente científico de este camino está constituido por tres materiales:

  • La Biología del Afecto (Bioquímica, Neurología, Filogenia)
  • La Psicología del Afecto (Personalidad heredada, aprendida y elegida)
  • La Socioantropologia del Afecto (Afectos, Creencias y Practicas)

El componente filosófico de este camino está constituido por las enseñanzas afectivas provenientes de tres grandes civilizaciones:

  • Civilización Occidental (Aristóteles)
  • Civilización Hindú (Buda)
  • Civilización del Lejano Oriente (Confucio)

Con respecto a la Religión, este camino satisface las tres grandes necesidades afectivas que tenemos los Seres Humanos:

El camino de la Afectología nos permite cultivar y desarrollar Habilidades Afectivas para relacionarnos más efectivamente con cada uno de nuestros Escenarios de Interacción Afectiva:

  • Familia
  • Pareja
  • Amigos
  • Trabajo
  • Grupos
  • Sociedad
  • Naturaleza
  • Yo

En el camino de la Afectología cada uno de estos escenarios se convierte en fuente de Bien-Estar; por ende de tranquilidad, Salud Afectiva y Felicidad. Estados afectivos propios de aquellos que aprehenden a hacer circular afectos positivos por su Sistema Afectivo.

Así las cosas, te hacemos una invitación formal a nuestras reuniones de Afectología. Todos los domingos a las 11:30am en la Biblioteca Virgilio Barco, estaremos mostrando este nuevo camino. Cada reunión tendrá una duración de 2 horas y para seguir en este viaje solo te solicitaremos una Donación Justa. Con estos recursos seguiremos financiando la construcción de este camino y la difusión de este mensaje de la Vida.

Al fin de cuentas, somos mensajeros de la Vida y trabajamos para ella.

Luz Adriana Tirado y Andrés Paz

Formadores Afectivos

Comunidad Formativa El Taller

LIBRO / TRABAJAR JUNTOS: UNA EFECTIVA ESTRATEGIA PARA LOGRAR QUE UNA RELACIÓN DE PAREJA FUNCIONE Y SEA FUENTE DE BIEN-ESTAR.

Estándar

 

Abrazo de Luz y PazEste es un Libro que propone un modelo de emparejamiento basado en nuestras propias vivencias como pareja, en nuestros conocimientos sobre el fenómeno del emparejamiento y en nuestra experiencia como Orientadores y Formadores Afectivos de Parejas.

Por tratarse de un conocimiento tan vital, éste no puede estar sujeto a lógicas egoístas. De modo que este Libro lo iremos publicando poco a poco. Lo compartiremos gratuitamente. Este es nuestro aporte y por ende el de la Afectología, a la construcción de nuestra Comunidad Formativa. Una Comunidad integrada por hombres y mujeres que aprehendamos a Trabajar Juntos en la construcción de nuestra relación, la crianza de nuestros hijos y la generación de recursos para mantener a flote nuestro viaje en pareja por esta efímera vida.

La primera edición de este Libro la terminaremos el 31 de marzo del próximo año y su lanzamiento oficial será en el mes de abril.

A continuación te compartimos la tabla de contenido del Libro.

PARTE I

TRABAJAR JUNTOS EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA RELACIÓN

Capitulo 1

Satisfacer las necesidades biológicas de la pareja

Capitulo 2

Satisfacer las necesidades psicológicas de la pareja

Capitulo 3

Satisfacer las necesidades socioculturales de la pareja

PARTE II

TRABAJAR JUNTOS EN LA CRIANZA DE LOS HIJOS

Capitulo 4

Crear Conexión Afectiva con los hijos

Capitulo 5

Satisfacer las Necesidades Biológicas de los hijos

Capitulo 6

Satisfacer las Necesidades Psicológicas de los hijos

Capitulo 7

Satisfacer las Necesidades Socioculturales de los hijos

PARTE III

TRABAJAR JUNTOS EN LA GENERACIÓN DE RECURSOS

Capitulo 8

Recursos Afectivos

Capitulo 9

Recursos Intelectuales

Capitulo 10

Recursos Materiales

UNA INVITACIÓN

Comunidad de Parejas Formativas

 

AFECTOLOGÍA: UN CAMINO PARA APREHENDER A VIVIR Y CONVIVIR CON BIEN-ESTAR

Estándar

Este es un espacio abierto al público en general. El propósito es dar a conocer la Doctrina de la Afectología. Enseñar un Afecto (emociónsentimientoactitudvalor y principio) en cada reunión semanal. Mostrar cómo la comprehensión y puesta en práctica de la Doctrina puede mejorar nuestra existencia; ayudarnos a tener una mejor Salud Afectiva, contribuir con nuestro Desarrollo Afectivo, y sobre todo, cómo esta Doctrina puede mostrarnos el camino para aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar, aquí y hora. En síntesis, cómo podemos aprehender a tener una mejor relación con nosotros mismos, nuestra familia, nuestros hijos, nuestra pareja, nuestros amigos, nuestra sociedad y nuestra naturaleza.

De igual manera, en este espacio reflexionaremos sobre los diferentes conflictos afectivos que agobian a los seres humanos de hoy. Mostraremos cómo la Afectología nos puede ayudar a superar estos conflictos afectivos individuales; soledad, depresión, ansiedad, angustia, miedo afectivo, culpa, rencor, desorientación, adicción, baja autoestima. Conflictos afectivos de pareja como la infidelidad, los celos, la agresividad, co-dependencia, las rupturas amorosas y el divorcio. Conflictos afectivos con los hijos desafiantes, agresivos, irresponsables, negligentes, desconsiderados y desagradecidos.

ESCUELA-TALLER DE FORMACIÓN AFECTIVA

Estándar

Esta es nuestra Escuela de Formadores Afectivos. Funciona como un Taller Artesano. Es decir, las personas que ingresan a los diferentes Grupos lo hacen en calidad de Aprehendices. Esto es, van aplicando a su propia vida lo que van aprehendiendo en el Taller semana tras semana. Y para ir construyendo el sentido de Comunidad, con la guía de los Tutores, los Aprehendices colaboran en la elaboración, divulgación y ejecución de proyectos productivos; Actos Formativos como charlas, conferencias, conversatorios, foros, banquetes, talleres, seminarios, cursos, simposios, afectodramas, monólogos y coloquios. Todos enfocados a la enseñanza del concepto de su respectivo grupo y del Sistema Afectivo Humano. Conceptos y Afectos que permiten tener un mejor desempeño en cada uno de los escenarios de esta obra llamada Existir (si mismo, familia, pareja, trabajo, amigos, grupos, sociedad y naturaleza).

Sistema Afectivo HumanoEsta metodología le permite al Aprehendiz estrechar los Vínculos Afectivos con sus pares, adquirir conocimientos sobre el Sistema Afectivo Humano y generar ingresos monetarios. Recursos que indudablemente le ayudan al Aprehendiz a aumentar sus posibilidades de Vivir y Convivir con Bien-Estar.

La Escuela-Taller de Formación Afectiva abre sus puertas para 6 grupos:

Cada grupo solo tiene capacidad para 8 Aprehendices.

ORIENTACIÓN Y FORMACIÓN AFECTIVA DE PAREJA

Estándar

Somos una Pareja y estamos convencidos de una Verdad Vital que tiene dos caras: por un lado, la Vida en Pareja puede llegar a ser la más nutritiva y deliciosa fuente de Alimento Afectivo para un ser humano a lo largo de su vida. Pero también, la vida en pareja puede empezar siendo una ingenua ilusión emocional, para después convertirse con el paso del tiempo en la más fastidiosa, amarga, estresante y dolorosa fuente de intranquilidad y Mal-Estar Afectivo.

Como Pareja nos apasiona trabajar con y por otras Parejas. Ayudarles a resolver sus conflictos, Orientarlos y Formarlos. Esta es nuestra Causa Vital. Para esto nacimos. Nos dimos cuenta que nuestra sociedad demanda a gritos este tipo de guía y por eso hacemos lo que hacemos.

De modo que si tienes algún conflicto, y estas sufriendo en tu relación, te ofrecemos nuestra ayuda. Sabemos los estragos que estos problemas causan en la vida de una persona, pero éstos no se resolverán si no asumes una actitud proactiva.

No esperes que el otro cambie, toma la iniciativa, al final siempre ganaras. Si se resuelve el conflicto y continúas con tu pareja, ganas. Si la solución del conflicto es terminar con tu pareja también ganaras, la razón es que te podrás liberar de una dañina fuente de Mal-Estar Afectivo. Lo mejor de todo es que empezaras a comprehender como funciona esto del emparejamiento y tendrás una nueva oportunidad. No volverás a repetir la historia.

Date la oportunidad de aprehender a vivir una satisfactoria vida de pareja. Solo necesitas ejemplos, experiencias y conocimientos que te permitan re-estructurar los afectos, creencias y prácticas necesarios para lograr que tu relación de pareja funcione y sea fuente de Bien-Estar.  

 

NUESTROS PROYECTOS: LO QUE TE PODEMOS OFRECER

Estándar

Hemos llegado por fin a los proyectos. Siete años nos tomó llegar a este punto!!! Hay que tener una paciencia infinita y un estomago de hierro para soportar tanto tiempo. Nos parece increíble que tantos años se puedan resumir en un párrafo. Pareciera poco, pero durante este tiempo acumulamos vivencias; alegrías, tristezas, satisfacciones, logros, fracasos, errores. Conocimientos; lecturas, pensamientos, reflexiones, artículos, ensayos. Experimentos; diplomados, orientaciones, asesorías, conferencias, talleres, grupos. Conversaciones; horas y horas de práctica para llegar a esta parte de nuestro viaje vital al interior del Sistema Afectivo Humano.

Después de tantos ires y venires logramos consolidar nuestra relación de pareja. Comprehender el propósito de nuestro encuentro en esta aventura llamada Vida no ha sido para nada fácil. No obstante, tenemos absolutamente claro que además de seguir construyendo nuestra relación, estamos llamados a poner nuestras experiencias y conocimientos sobre el Mundo Afectivo del ser humano, al servicio de la Formación Afectiva de las parejas, padres e individuos de nuestra generación. Esta es nuestra Causa Vital, y hemos decidido asumir el compromiso.

Compromiso que se extiende al cuidado y formación de los dos máximos regalos de nuestra existencia. Nos referimos a Orianna y Dante. Nuestros amados hijos. Con quienes tenemos el objetivo de brindarles un entorno seguro y tranquilo que favorezca su Desarrollo Afectivo e Intelectual, además de la exploración, identificación y cultivo de su Talento.

Crianza FormativaAsí las cosas, estamos plenamente conscientes que la Vida ha recompensado nuestro esfuerzo con tres hermosos frutos: nuestra relación de pareja, nuestros hijos y nuestra Estrategia de Vida representada en una Doctrina (Afectología), un Oficio (Formación Afectiva) y una Comunidad Formativa (El Taller).

Estos siete años han servido para gestar y dar a luz estas bellas realidades. Con este capital afectivo e intelectual, estamos listos para dar el siguiente paso. Darle vida a los proyectos que encarnan lo que Somos, es decir, nuestros afectos, creencias y prácticas vitales.

Justamente este es el propósito de este relato, hacerte una somera reseña de cada uno de los proyectos que hemos diseñado para echar a navegar este barco, cuyo destino es aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar. Lógicamente, para que esta embarcación surque con firmeza las aguas que tiene por delante, requiere de combustible y de personas que quieran subirse a viajar con nosotros. Pasajeros que con el paso del tiempo, tienen toda la posibilidad de convertirse también en tripulantes de esta nave existencial llamada Comunidad Formativa El Taller.

Estos son los proyectos que tenemos para ti:

 1.   ORIENTACIÓN Y TERAPIA AFECTIVA DE PAREJA

Somos una Pareja y estamos convencidos de una Verdad Vital que tiene dos caras: por un lado, la Vida en Pareja puede llegar a ser la más nutritiva y deliciosa fuente de Alimento Afectivo para un ser humano a lo largo de su vida. Pero también, la vida en pareja puede empezar siendo una ingenua ilusión emocional, para después convertirse con el paso del tiempo en la más fastidiosa, amarga, estresante y dolorosa fuente de intranquilidad y Mal-Estar Afectivo.

Como Pareja nos apasiona trabajar con y por otras Parejas. Ayudarles a resolver sus conflictos, Orientarlos y Formarlos. Esta es nuestra Causa Vital. Para esto nacimos. Nos dimos cuenta que nuestra sociedad demanda a gritos este tipo de guía y por eso hacemos lo que hacemos.

De modo que si tienes algún conflicto, y estas sufriendo en tu relación, te ofrecemos nuestra ayuda. Sabemos los estragos que estos problemas causan en la vida de una persona, pero éstos no se resolverán si no asumes una actitud proactiva.

No esperes que el otro cambie, toma la iniciativa, al final siempre ganaras. Si se resuelve el conflicto y continúas con tu pareja, ganas. Si la solución del conflicto es terminar con tu pareja también ganaras, la razón es que te podrás liberar de una dañina fuente de Mal-Estar Afectivo. Lo mejor de todo es que empezaras a comprehender como funciona esto del emparejamiento y tendrás una nueva oportunidad. No volverás a repetir la historia.

Date la oportunidad de aprehender a vivir una satisfactoria vida de pareja. Solo necesitas ejemplos, experiencias y conocimientos que te permitan re-estructurar los afectos, creencias y prácticas necesarios para lograr que tu relación de pareja funcione y sea fuente de Bien-Estar.  

 2.   ESCUELA-TALLER DE FORMACIÓN AFECTIVA

Esta es nuestra Escuela de Formadores Afectivos. Funciona como un Taller Artesano. Es decir, las personas que ingresan a los diferentes Grupos lo hacen en calidad de Aprehendices. Esto es, van aplicando a su propia vida lo que van aprehendiendo en el Taller semana tras semana. Y para ir construyendo el sentido de Comunidad, con la guía de los Tutores, los Aprehendices colaboran en la elaboración, divulgación y ejecución de proyectos productivos; Actos Formativos como charlas, conferencias, conversatorios, foros, banquetes, talleres, seminarios, cursos, simposios, afectodramas, monólogos y coloquios. Todos enfocados a la enseñanza del concepto de su respectivo grupo y del Sistema Afectivo Humano. Conceptos y Afectos que permiten tener un mejor desempeño en cada uno de los escenarios de esta obra llamada Existir (si mismo, familia, pareja, trabajo, amigos, grupos, sociedad y naturaleza).

Esta metodología le permite al Aprehendiz estrechar los Vínculos Afectivos con sus pares, adquirir conocimientos sobre el Sistema Afectivo Humano y generar ingresos monetarios. Recursos que indudablemente le ayudan al Aprehendiz a aumentar sus posibilidades de Vivir y Convivir con Bien-Estar.

La Escuela-Taller de Formación Afectiva abre sus puertas para 6 grupos:

Cada grupo solo tiene capacidad para 8 Aprehendices.

3. AFECTOLOGÍA: UN CAMINO PARA APREHENDER A VIVIR Y CONVIVIR CON BIEN-ESTAR

Este es un espacio abierto al público en general. El propósito es dar a conocer la Doctrina de la Afectología. Enseñar un Afecto (emoción, sentimiento, actitud, valor y principio) en cada reunión semanal. Mostrar cómo la comprehensión y puesta en práctica de la Doctrina puede mejorar nuestra existencia; ayudarnos a tener una mejor Salud Afectiva, contribuir con nuestro Desarrollo Afectivo, y sobre todo, cómo esta Doctrina puede mostrarnos el camino para aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar, aquí y hora. En síntesis, cómo podemos aprehender a tener una mejor relación con nosotros mismos, nuestra familia, nuestros hijos, nuestra pareja, nuestros amigos, nuestra sociedad y nuestra naturaleza.

De igual manera, en este espacio reflexionaremos sobre los diferentes conflictos afectivos que agobian a los seres humanos de hoy. Mostraremos cómo la Afectología nos puede ayudar a superar estos conflictos afectivos individuales; soledad, depresión, ansiedad, angustia, miedo afectivo, culpa, rencor, desorientación, adicción, baja autoestima. Conflictos afectivos de pareja como la infidelidad, los celos, la agresividad, co-dependencia, las rupturas amorosas y el divorcio. Conflictos afectivos con los hijos desafiantes, agresivos, irresponsables, negligentes, desconsiderados y desagradecidos.

4.   LIBRO / TRABAJAR JUNTOS: UNA EFECTIVA ESTRATEGIA PARA LOGRAR QUE UNA RELACIÓN DE PAREJA FUNCIONE Y SEA FUENTE DE BIEN-ESTAR.

Este es un Libro que propone un modelo de emparejamiento basado en nuestras propias vivencias como pareja, en nuestros conocimientos sobre el fenómeno del emparejamiento y en nuestra experiencia como Orientadores y Formadores Afectivos de Parejas.

Por tratarse de un conocimiento tan vital, éste no puede estar sujeto a lógicas egoístas. De modo que este Libro lo iremos publicando poco a poco. Lo compartiremos gratuitamente. Este es nuestro aporte y por ende el de la Afectología, a la construcción de nuestra Comunidad Formativa. Una Comunidad integrada por hombres y mujeres que aprehendamos a Trabajar Juntos en la construcción de nuestra relación, la crianza de nuestros hijos y la generación de recursos para mantener a flote nuestro viaje en pareja por esta efímera vida.

La primera edición de este Libro la terminaremos el 31 de marzo del próximo año y su lanzamiento oficial será en el mes de abril.

A continuación te compartimos la tabla de contenido del Libro.

PARTE I

TRABAJAR JUNTOS EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA RELACIÓN

Capitulo 1

Satisfacer las necesidades biológicas de la pareja

Capitulo 2

Satisfacer las necesidades psicológicas de la pareja

Capitulo 3

Satisfacer las necesidades socioculturales de la pareja

PARTE II

TRABAJAR JUNTOS EN LA CRIANZA DE LOS HIJOS

Capitulo 4

Crear Conexión Afectiva con los hijos

Capitulo 5

Satisfacer las Necesidades Biológicas de los hijos

Capitulo 6

Satisfacer las Necesidades Psicológicas de los hijos

Capitulo 7

Satisfacer las Necesidades Socioculturales de los hijos

PARTE III

TRABAJAR JUNTOS EN LA GENERACIÓN DE RECURSOS

Capitulo 8

Recursos Afectivos

Capitulo 9

Recursos Intelectuales

Capitulo 10

Recursos Materiales

UNA INVITACIÓN

Comunidad de Parejas Formativas

 

REFLEXIÒN VITAL # 5 EL MAL-ESTAR AFECTIVO

Estándar

El Emblema de la Afectología.

El Emblema de la Afectología.

El MAL-ESTAR AFECTIVO es una dolorosa realidad humana. Puede ser tan pasajero como un fugaz dolor de cabeza, o tan crónico como una insoportable migraña. El malestar afectivo es ocasional, mientras que el  MAL-ESTAR AFECTIVO  es permanente. Mientras redacto estas líneas constato que no es fácil hablar sobre este tema. Al fin de cuentas quien lo escribe es una subjetividad afectiva, intentando reflexionar sobre una objetividad afectiva. Quizá la diferencia radique en que soy una subjetividad afectiva cuyo afortunado Trabajo es estudiar su propio mundo afectivo y el de los demás.

Pero mi intención no es impresionar sino aclarar. Y eso justamente es lo que nuestra sociedad actual requiere sobre este tema tan intenso como lo es la afectividad humana. Claridad en medio de este nebuloso maremágnum de afectos. Indudablemente, al mundo humano lo mueven los afectos. Como diría mi Luz, “la afectividad es el motor de la existencia”. Desde que te levantas hasta que te acuestas, ni siquiera durmiendo deja el Sistema Afectivo de funcionar. Las emociones están todo el tiempo a flor de piel, invaden todo nuestro ser, son tan presentes y vitales como la sangre para nuestro cuerpo.

Pero así como el sistema sanguíneo se puede contaminar de agentes tóxicos, lo mismo puede ocurrir con el Sistema Afectivo. Como Seres Afectivos que somos no estamos exentos a experimentar malestares afectivos; momentos de ira, tristeza, miedo, ansiedad, angustia. Esto puede ser pasajero y si estamos al mando de nuestra vida afectiva podremos tener dominio sobre estos episodios, evacuarlos, la cuestión no es evitar que sucedan, el asunto es no permitir que se conviertan en estados crónicos que nos sumerjan en un doloroso MAL-ESTAR AFECTIVO, haga metástasis y afecte los demás escenarios de  nuestra vida.

Son las ocho de la mañana y acabo de sostener una conversación sobre este tema con mi Luz. Gracias a ella he logrado tener una mayor comprehension de la diferencia entre MAL-ESTAR AFECTIVO y malestar afectivo. Sin embargo, para poder explicártela necesito presentarte la contraparte de este concepto, me refiero al BIEN-ESTAR AFECTIVO. Éste también tiene su versión pasajera, es decir, el bienestar afectivo.

El BIEN-ESTAR AFECTIVO y el MAL-ESTAR AFECTIVO son la consecuencia de nuestras acciones. Pongamos por caso tres roles. Tres papeles vitales de nuestra adultez; nuestra vida de pareja, nuestro rol como padres y nuestro trabajo.

De nuestro desempeño en estos tres escenarios vitales depende nuestro BIEN-ESTAR AFECTIVO o nuestro MAL-ESTAR AFECTIVO. Veamos como opera esto en el vínculo de pareja.

Podemos hacer de nuestra relación de pareja una nutritiva fuente de BIEN-ESTAR o una engañosa fuente de bienestar. ¿Cuál es la diferencia entre uno y otro?

Una relación de pareja que es fuente de BIEN-ESTAR es aquella que esta mediada o alimentada por Actitudes.

La Actitud es un tipo de afecto que se caracteriza por nuestra capacidad de pensar SIEMPRE en el otro a la hora de actuar. Esto es, de Valorarlo; cuidarlo, apreciarlo, no hacerle daño con nuestras acciones. Esto significa serle fiel, generoso, bondadoso, ser alimento afectivo para el otro. Cuando esto sucede, nos convertimos en fuente de seguridad, tranquilidad, apoyo y confianza para nuestra pareja. En una palabra; en fuente de BIEN-ESTAR.

No obstante, para que esto sea posible los dos miembros de la pareja tienen que hablar el mismo idioma, el idioma de las Actitudes.  Ambos deben actuar basados en Actitudes. Porque cuando no es así, cuando solo a un miembro de la pareja lo mueven las Actitudes y al otro sentimientos y emociones, lo que se presenta es un peligroso desequilibrio que puede desencadenar en un parasitismo afectivo, es decir, una película en la que uno de los miembros pide, pide, pide y pide, pero pocas veces da. Y cuando lo hace, no lo disfruta genuinamente, de hecho, lo saca en cara cuando puede.

Precisamente, estos personajes son fuente de ilusorio bienestar afectivo. Esto es, nos pueden hacer experimentar emociones muy intensas como el placer e incluso como el amor en su estado sentimental, pero también pueden resultar sumamente peligrosos, dado que su pobre Desarrollo Afectivo los lleva a actuar egoístamente, a pensar solo en ellos, a no tener consideración con el dolor del otro, a engañar, ser infieles, manipuladores, despiadados, a convertirse en una amarga fuente de MAL-ESTAR AFECTIVO. En otras palabras, en fuente de ansiedad, angustia, pena, tristeza, zozobra, melancolía, ira, preocupación, estress e intranquilidad permanente. Todo este coctel es lo que termina finalmente enfermando el cuerpo.

El problema con el MAL-ESTAR AFECTIVO es que corremos el riesgo de acostumbrarnos a convivir en él. A apaciguarle con efímeros momentos de bienestar. Mas específicamente con fugaces momentos de placer que nos lleven a escapar -así sea por un pequeño instante- de esa pesada carga afectiva que llevamos sobre nuestros hombros, de esa punzante ansiedad que nos roba la tranquilidad. Esto significa, ni mas ni menos, exponernos a un mal mayor: las adicciones. ¿Por qué?

Para poder comprehender esto, hace falta una precisión sobre la ansiedad. Este estado afectivo tiene dos caras. Por un lado, hay un tipo de ansiedad que nos moviliza, que nos impulsa a actuar, a hacer. Esta es la ansiedad que se relaciona con el BIEN-ESTAR, porque nos incita a movernos a estar en acción para mantenernos fluyendo. Diríamos que este es un tipo de ansiedad positiva. En cambio, la ansiedad relacionada con el MAL-ESTAR, es la ansiedad negativa, esa que nos arrebata la tranquilidad. Ante esta situación, nuestro organismo instintivamente busca el equilibrio afectivo apelando al afecto que más tiene a la mano: la emoción  del placer.

Cuando uno se acerca al placer, no como una fuente de disfrute sino como una vía de escape, se expone a la adicción. Hoy, vivimos ante una sobreoferta de placeres. La satisfacción del placer es quizá la mayor industria del mundo. Cigarrillos, drogas, alcohol, sexo, comida chatarra, cafeína, juego, y un sinfín de calmantes afectivos. Cuando llevamos una vida de Mal-Estar, su agravante es la adicción. Sin duda alguna.

Quisiera terminar esta primera aproximación a uno de los conceptos centrales de la Afectología, concluyendo y haciendo énfasis en que el MAL-ESTAR depende exclusivamente del desempeño que tengamos en los roles de la existencia. Si nos enfrascamos en relaciones de pareja en las que somos incapaces de actuar basados en Actitudes, y lo que es peor, elegimos personajes igual o peor de egoístas a nosotros, lo más seguro es que sufriremos.

Si no somos capaces de asumir nuestro rol como padres y nos dejamos llevar por nuestros instintos, por ir detrás de novedad sexual, lo mas seguro es que sufriremos.

Y si  no somos capaces de cultivar nuestro talento, si dependemos económicamente de un empleo inestable, si le tenemos miedo a la Autonomía, lo mas seguro es que sufriremos.

Esto es el MAL-ESTAR AFECTIVO, sufrir. Y el sufrimiento trae intranquilidad y detrás de ésta viene la infelicidad.

De modo que nuestro MAL-ESTAR AFECTIVO no es culpa de nadie y el BIEN-ESTAR es responsabilidad nuestra.

ENSEÑANZA VITAL (# 4) COMPROMETERSE CONSIGO MISMO

Estándar

https://i1.wp.com/2.bp.blogspot.com/-Axf34r_C4fA/UGN2LGdLIOI/AAAAAAAAScM/0sft0pr79Co/s320/image001.jpgSiembra un pensamiento y cosecharas una acción.

Siembra una acción y cosecharas un hábito.

Siembra un hábito y cosecharas un carácter.

Siembra un carácter y cosecharas un destino.

GHANDI

 

https://i2.wp.com/1.bp.blogspot.com/_wPlM026-1Bw/S1fv2e5WRqI/AAAAAAAAAAU/bqEU_X3J6Wc/S240/aristoteles-epaefe-int.jpg

Somos lo que hacemos repetidamente, por eso el merito no está en la acción, sino en el hábito.

ARISTÓTELES

 

Lo primero que pensé al despertar fue: “tan raro esto de vivir”. Ayer mi Luz encontró en un texto de Csikszentmihalyi una referencia a Peter Berger, uno de nuestros sociólogos de cabecera, según él, la conversación es sumamente importante porque ayuda a construir una realidad compartida, un mundo en común en el cual Vivir y Convivir.

https://i2.wp.com/www.quotecollection.com/author-images/mihaly-csikszentmihalyi-4.jpgSostengo que cuando uno lee conversa. El autor es su interlocutor. De alguna manera él lo está invitando a uno a su mundo. Por eso me acordé de Gandhi y de Aristóteles. Hace unos días había leído las frases que acompañan este texto y me quedaron sonando. Dándome vueltas en la cabeza. ¿Por qué? No tengo otra respuesta más que decir, he ahí una enseñanza de la Vida:

Ahora necesitas hábitos creadores Andrés.

PETER BERGER

Si señora Vida. Tiene usted toda la razón. Necesito hábitos. Por eso este tema ocupa un lugar central en el libro de José Antonio Marina “El aprendizaje de la sabiduría”. Por eso este autor habla de hábitos afectivos, cognitivos y operativos. Ahora entiendo porque me andaba persiguiendo ese popular libro de Stephen Covey“Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”. Ahora comprendo que es eso de ser proactivo, empezar con un fin en mente y hacer primero lo primero. Y sobre todo, comprendo lo que quiere decir Miguel De Zubiría con aquello de la Autoadministración en su libro “La afectividad humana”.

“Necesitas hábitos creadores Andrés” –me repite insistentemente la Vida-.

Para cultivar un hábito y obtener sus frutos hay que comprometerse consigo mismo. Y este compromiso tiene dos caras: por un lado, dejar de alimentar esos hábitos negativos. Hacer que mueran por inanición. Yo tengo dos que son horrorosos: la impuntualidad y la postergación.

Cuando yo era empleado sufría intensamente con esta cuestión de la puntualidad. Sufrí cuando era mesero en el Club del Banco Cafetero, después como mensajero en la OPAN, luego cuando pasé a ser vigilante de esta misma organización, después cuando trabajé como psicólogo en el COLSES y también cuando me desempeñé como referente de Diversidad Sexual en el Hospital Rafael Uribe, y aún, desde que estoy trabajando como Formador Afectivo no he podido erradicar esta fuente de estrés de la falta de puntualidad.

De hecho, recuerdo que también sufrí con la puntualidad cuando era estudiante universitario en la Católica. Alguna vez una compañera de esa época que tiene un hijo como de la edad de Orianna y es una apasionada de la Psicología Jurídica (Ángela Trujillo) hizo un experimento para medir y corregir la impuntualidad, yo era de los más impuntuales.

Con respecto a la postergación, ésta se alimenta cuando uno no tiene unas metas claras. Se acostumbra uno a atender lo urgente, dejando a un lado lo importante. Y los días pasan y pasan. Por eso es un hábito negativo, porque obstaculiza el avance. Mientras uno no reconozca esta anomalía, no va a tomar las medidas necesarias para erradicarla.

El primer paso entonces para desarrollar hábitos creadores –tal y como nos lo pide la Vida– es ser plenamente conscientes de la incomodidad afectiva que los hábitos negativos producen. Un fastidio que hasta le hace perder a uno la energía; desgastarla en acciones ociosas, sin sentido, sin rumbo. El segundo paso es comprender las raíces de estos malos hábitos, identificarlos en nuestra propia vida.

Hechas estas dos cosas viene el compromiso. La puesta en práctica de la única fuerza que lo saca a uno de este círculo vicioso: la Voluntad. Como bien diría Lou Morinoff, uno es el dueño del genio que habita esa lámpara que hace que todo sea posible. Este genio es nuestra Voluntad. Y ejercitándola sabiamente, uno será como lo disponga su Voluntad.

Así las cosas, este artículo es un compromiso público conmigo mismo. Como no me quiero autoengañar, están ustedes como testigos. Francamente, ignoro cuantas personas allá afuera en el mundo físico puedan leer este texto, soy optimista y espero que no esté hablando solo.

De modo que en primer lugar, me comprometo conmigo mismo a erradicar de mi vida esos dos hábitos negativos que me estresan: la impuntualidad y la postergación. Viéndolo bien, estos dos hábitos son como hermanos, no? Están directamente relacionados, no crees?

En segundo lugar, me comprometo a practicar conscientemente dos hábitos afectivos que quiero desarrollar: la paciencia y la escucha.

La paciencia porque quiero mantener la calma ante cualquier provocación. Quiero mantener a raya la ira. Si alguien hace o dice algo que me molesta no me engancharé. No me estresaré. No prestaré atención. Respiraré profundo y continuaré en lo que estaba. No tiene ningún sentido discutir, prefiero conversar.

Quiero hablar menos y escuchar más. Quiero que mi principal forma de expresión sea lo que escribo. Quiero estar más en silencio, pero atento a escuchar. Quiero preguntar más y escuchar más.

A nivel cognitivo, me comprometo a leer más sistemáticamente. Y a escribir más constantemente. Este compromiso se puede medir mediante tres metas concretas que debo alcanzar en los próximos 4 meses.

  1. Producir 30 enseñanzas vitales.
  2. Escribir 50 cartas
  3. Co-escribir con mi Luz nuestro primero libro de Pareja.

Para lograr estos objetivos tengo que administrarme óptimamente, por eso he determinado una hora de levantada y de acostada fija, por lo menos durante los siguientes cuatro meses de mi vida.

El celular despertador sonará a las 5:45am. Me desperezaré durante 15 minutos. A las 6am me daré un baño motivador para despertar la mente. La siguiente actividad será hacer una bitácora de mis actividades del día anterior. Luego revisaré mis cuadernos de notas en busca de materia prima para escribir las enseñanzas y las cartas. El resto de la jornada hasta las 5 de la tarde trabajaré con mi Luz en la escritura del libro de Pareja. De 5pm a 10pm será de lectura intensa. En esta temporada me dedicaré a pescar argumentos para el libro. Por eso solo leeré sobre biología del emparejamiento, psicología del emparejamiento y socioantropologia del emparejamiento.

Esta será la columna vertebral de mí trabajo diario. Lógicamente, queda espacio abierto para el resto de actividades complementarias y propias de mis otros roles como pareja, padre y Formador Afectivo.

Para hacerle seguimiento a este compromiso que he establecido conmigo mismo, escribiré un relato semanal donde narraré los avances del proceso y los aprehendizajes que me vayan quedando.

Este es pues mi compromiso, lo hago público para ejercer presión sobre mi mismo. Soy consciente que si soy fiel a este compromiso, es decir, si cumplo lo que me he prometido, habré dado un paso muy importante en esto de aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar.

Al fin de cuentas, el ejemplo empieza por casa y si uno no aplica lo que predica, no tiene sentido seguir predicando. En otras palabras, la Formación Afectiva empieza por uno mismo. Es la vida propia el primer campo de prácticas.

SOMOS PAREJA Y TE PODEMOS AYUDAR A RESOLVER TUS CONFLICTOS DE PAREJA

Estándar

TERAPIA  AFECTIVA DE PAREJA

Somos una Pareja y estamos convencidos de una Verdad Vital que tiene dos caras: por un lado, la Vida en Pareja puede llegar a ser la más nutritiva y deliciosa fuente de Alimento Afectivo para un ser humano a lo largo de su vida. Pero también, la vida en pareja puede empezar siendo una ingenua ilusión emocional, para después convertirse con el paso del tiempo en la más fastidiosa, amarga, estresante, dolorosa fuente de intranquilidad y Mal-Estar Afectivo.

Como Pareja, somos conscientes de la importancia de este Vínculo Afectivo. Lo hemos vivido y estudiado intensamente desde que tuvimos la fortuna de encontrarnos hace ya siete años. Como dirían las abuelas de antaño, pasamos por los gozosos del enamoramiento placentero. Atravesamos por los dolorosos momentos de ansiedad, ira, angustia, culpa, traición, infidelidad, miedo. Y hemos logrado llegar a los gloriosos, una etapa de nuestra Vida en Pareja en la que después de tanto esfuerzo, por fin conseguimos comprehender que nuestro propósito como Pareja es Trabajar Juntos en la construcción de nuestra relación, la crianza de nuestros hijos y la edificación de nuestra Comunidad Formativa.

Hemos venido acumulando una serie de vivencias, experiencias y conocimientos, que nos permiten poner nuestra pasión por el fenómeno del emparejamiento, al servicio de otras parejas que estén necesitadas de aprehender a resolver adecuadamente los conflictos de su relación.

Este asunto de Vivir y Convivir en Pareja es sumamente difícil. Quizá la materia mas complicada de la Vida. Por eso requiere de la guía y acompañamiento de Parejas que vivan lo que predican. No basta con tener un cartón, se requiere la experiencia vital. El 50% es la teoría, y el otro 50% es la práctica. Tenemos la firme convicción que las parejas en conflicto, mas que terapia, requieren Orientación y Formación por parte de otras Parejas que sientan, conozcan y vivan su situación, además de poder ofrecer una mirada integral y complementaria a las dificultades de su relación.

Como Pareja nos encanta trabajar con y por otras Parejas. Ayudarles a resolver sus conflictos, Orientarlos y Formarlos. Esta es nuestra Causa Vital. Para esto nacimos. Nos dimos cuenta que nuestra sociedad demanda a gritos este tipo de guía y por eso hacemos lo que hacemos.

De modo que si tienes algún conflicto, y estas sufriendo en tu relación, te ofrecemos nuestra ayuda. Sabemos los estragos que estos problemas causan en la vida de una persona, pero éstos no se resolverán si no asumes una actitud proactiva. No esperes que el otro cambie, toma la iniciativa, al final siempre ganaras. Si se resuelve el conflicto ganas, si no, también ganas porque empiezas a aprehender como funciona esto del emparejamiento y tendrás una nueva oportunidad. No volverás a repetir la historia.

Date la oportunidad de aprehender a vivir una satisfactoria vida de pareja. Solo necesitas ejemplos, experiencias y conocimientos.

Luz Adriana Tirado y Andrés Paz

Formadores Afectivos / Terapia Afectiva de Pareja

CARTAS A UNA PAREJA EN CONFLICTO #1

Estándar

1 2 3 APAGA EL INCENDIO AFECTIVO

Comprendemos que en este momento están un poco confundidos e inconformes, producto de las frecuentes discordias que se han ido incrementando y que parecen de nunca acabar. ¡¡Tranquilos!!

Saben algo… Nosotros nos hemos hallado en la misma situación en varios momentos de nuestra relación, hemos sentido como si un voraz incendio nos quemara por dentro sin darnos tregua. En los momentos que hemos vivido esa situación, nuestras interacciones se han reducido a actos de señalamiento mutuo, los dos sentimos que el otro no valora lo que hacemos y lo que es peor, que al otro le cuesta reconocer sus propios errores. En fin, nos hemos visto enganchados en una absurda e inútil guerra para ver quien se queda con la razón.

Cada pelea por querer tener la “razón” se convierte en más combustible para que la chispa se vuelva a prender y continúe quemando la relación.  Por fortuna, hemos tenido la paciencia infatigable para escucharnos y conversar, conversar y conversar incesantemente. Pero antes de poder llegar a este punto, hemos tenido que ahogar, extinguir el amenazante  fuego para que no consuma nuestra relación.

Por eso les escribimos en  esta oportunidad, porque queremos compartirles lo que nosotros a partir de nuestra propia experiencia vital y profundización en el estudio del tema hemos aprehendido.

Veamos, se trata de lo siguiente: cuando estamos inmersos en el conflicto, nuestro Sistema Afectivo se inunda rápidamente de Afectos Nocivos y muy dañinos, como por ejemplo: la ira, el miedo, el estrés, la ansiedad, la culpa, el resentimiento, la angustia, el desasosiego y otros tantos Afectos Negativos, que nos llenan de impaciencia e hipersensibilidad. Razón por la que cualquier nimiedad se convierte en motivo para llegar una y otra vez a una enorme discusión.

Mientras no seamos conscientes de este juego, seremos títeres manejados por nuestros instintos. Sí lo que queremos es liberarnos del Mal-Estar Afectivo y contribuir con la tranquilidad de nuestra pareja, es de perentoria importancia aprender las reglas del juego y jugar acorde a éstas.

Por todo lo anterior, a través de esta misiva queremos hacerles un respetuoso y entusiasta llamado a la acción, a la Acción Constructiva. Esa que permite transformar realidades amargas y molestas en realidades dulces y amables. A continuación les compartiremos tres sencillas actitudes, que si las llevan a la práctica con esfuerzo y voluntad, les permitirán entrar en un periodo de tregua para evitar que el incendio afectivo en el que están, los siga consumiendo. Esto es necesario porque posibilita que las emociones, sentimientos y actitudes negativas se pacifiquen, se decanten y así; los dejen actuar con tranquilidad y cordura para iniciar procesos de conversación consciente y permanente.

1. RECONOCER

Cada uno debe dedicarse a reconocer cuál ha sido su cuota de responsabilidad en el conflicto. Sin importar que hizo o dejó de hacer el otro; es importante reconocer que al hallarnos inmersos en un conflicto, sencillamente  somos co-responsables de lo que esta ocurriendo -por razón u omisión-. Cuando nos atrevemos a reconocer que el Mal-Estar que estamos experimentando es responsabilidad nuestra, le damos un garrotazo a nuestro ego y lo reducimos a su mínima expresión. Con el ego bien chiquitico no tendremos mayor problema para reconocer humildemente nuestras equivocaciones e identificar en que estamos errando.

2. RESALTAR

Cada uno debe dedicarse a identificar con objetividad lo que el otro le ha aportado a la relación. Es mucho más constructivo resaltar las fortalezas del otro, en lugar de sentir rabia pensando en que la culpa  del conflicto es del otro. También es clave pensar en las razones por la cuales vale la pena mantenerse en la relación. Aunque sea difícil, resulta de gran ayuda para desconflictuar hacerle saber al otro que somos conscientes de sus cualidades, que reconocemos sus virtudes y los aportes que éstas le han hecho a nuestra vida. Esta práctica resulta muy eficaz  para apaciguar los Afectos Negativos de las dos partes. Si lo hacemos de forma genuina y sincera, lograremos el propósito.

3. NO JUZGAR

Cada uno debe dedicarse a evitar lanzar juicios de valor negativos al otro. Insistir en señalar los errores del otro, en pretender endilgarle la culpa y responsabilidad del conflicto al otro es un despropósito. Con esta actitud tan solo se consigue que el conflicto se escale de forma irracional e interminable. Es bien difícil pero muy benéfico para la relación, callar si no se siente algo positivo para decirle al otro. Cuando nuestro Sistema Afectivo esté limpio y desintoxicado de Afectos Negativos, habrá espacio para manifestar Asertivamente nuestras inconformidades, inquietudes y demás, con respecto a nuestra relación. Pero antes, es necesario crear estados afectivos propicios donde pueda haber disposición y paciencia para escuchar y conversar.

Bueno, eso es todo por ahora, esperamos que logren identificarse y llevar a la práctica esta nutritiva enseñanza de la Afectología:

  1. Reconocer
  2. Resaltar
  3. No juzgar

Si  acuden a este 1 2 3, frenarán la circulación de Afectos Nocivos por sus Sistemas Afectivos. Y ese es el primer paso para empezar a Desconflictuar. Recuerden, el conflicto es inherente a cualquier relación interpersonal, y en el vínculo de pareja es más intenso y frecuente por el grado de intimidad al que se llega. La diferencia la hace la habilidad que tengan los miembros de la pareja para Desconflictuar con voluntad, conocimiento y práctica consciente.

Hasta pronto. Con aprecio sincero,

Luz Adriana Tirado y Andrés Paz

Formadores Afectivos / Pareja Formativa

 

 

 

 

ENSEÑANZAS VITALES (#3) LA GENEROSIDAD

Estándar


Estoy sintiendo en mi corazón la imperiosa necesidad de sembrar. Le he pedido a la Vida que me oriente, que me muestre lo que debo hacer. De modo que hoy amanecí preguntándome ¿Qué se necesita para Vivir y Convivir con Bien-Estar?

Voy a responder esta pregunta a partir de lo que yo mismo estoy viviendo. Esto quiere decir, tomando como base lo que estoy sintiendo, conociendo  y practicando.

A partir de las enseñanzas de la Afectología hemos logrado comprehender una Verdad Vital: la Generosidad es una de las llaves afectivas que abre las puertas del Bien-Estar. Esta es la enseñanza que hoy la Vida me ha dado y es mi deseo compartírtela.

Todos tenemos una definición básica de lo que es la Generosidad. Preguntándole a mis contactos del Facebook, el punto en común es ver la Generosidad como el “dar sin esperar nada a cambio”. Mi Maestra Vital, es decir mi suegra Imelda, dice que el que es generoso es amplio, colaborador; experimenta una mayor satisfacción personal porque la Generosidad recompensa con más y mejores amigos, por lo tanto se es más sociable. Siempre tienes quien te haga un favor, no pasas necesidades. En síntesis, no sufres por carencias. Lo cual nos permite concluir de entrada, que en efecto, ser generoso si contribuye efectivamente con el Bien-Estar y por lo tanto, nos permite Vivir y Convivir con mayor tranquilidad.

Ahora bien, esta claro que practicar la Generosidad es beneficioso para el individuo y su entorno. Sin embargo, lo que quizá no tenia yo muy claro eran las formas de la Generosidad y sobre todo, el hecho de que la Generosidad va más allá de las cosas materiales. Así que me puse a reflexionar este asunto de la Generosidad desde el prisma de la Afectologia y esto fue lo que encontré:

Resulta que la Generosidad bien puede tener una base genética relacionada con el altruismo. No obstante, si uno crece en un entorno donde no le muestren esta actitud, difícilmente la practicará. Lo digo por experiencia propia. Yo vengo de un entorno en el que la Generosidad prácticamente brillaba por su ausencia. La prueba de ello es que aun viniendo de una amplia Familia de Origen, terminé viviendo durante casi 4 años en un internado para niños carentes de red familiar.  Y no fue hasta mi afortunado encuentro con mi Luz y su entorno familiar –que ahora es el mío- cuando empecé a experimentar y comprehender lo que significa la Generosidad.

En primer lugar, la Generosidad significa dar y compartir recursos. ¿Qué tipo de recursos? De acuerdo con las enseñanzas de la Afectologia hay tres tipos de recursos:

  • Afectivos
  • Intelectuales
  • Materiales

Los Recursos Afectivos por excelencia son prestar atención, escuchar al otro, ser empático, es decir, sentir al otro. ¿Cuánto no valoramos que el otro nos escuche? Prestar atención y escuchar son actos de Generosidad, y son afectivos porque indudablemente estrechan los vínculos, incrementan el aprecio.

Los Recursos Intelectuales hacen referencia a los conocimientos, más específicamente a los conocimientos sobre la Vida. Compartirle al otro una reflexión, una enseñanza, un proverbio, un concepto, un libro, es un acto de Generosidad muy valorado porque alumbra caminos, conecta neuronas. Yo he experimentado este tipo de Generosidad por ejemplo cuando mi maestro Miguel De Zubiría me escribe y me comparte su sabiduría, no obstante ser un hombre tan ocupado.

Los Recursos Materiales están relacionados con el tiempo, las cosas y el dinero. En nuestra cultura está enraizada la concepción de que “el tiempo es oro” y que por lo tanto no se puede desperdiciar. Pero cuando uno invierte tiempo en las personas, es la mejor inversión que puede hacer. Esta es una forma de Generosidad. Así el otro de pronto sea ingrato, en el fondo queda la sensación de que esa persona es importante para uno, y que por eso se esfuerza en compartir su tiempo con ella. Con respecto a las cosas y el dinero, hay un mecanismo psicológico que interfiere en la Generosidad de estos dos tipos de recursos. Me refiero al apego. Nos cuesta mucho desprendernos de las cosas materiales. Aunque puede suceder también que por compensar la falta de tiempo que le dedicamos a las personas, atenuamos esa culpa siendo “generosos” con las cosas materiales. Aquí es muy importante ser conscientes y no caer en el autoengaño, los Vínculos Afectivos se fortalecen no solo dando dinero y cosas, sino también escuchando, prestando atención, compartiendo conocimientos y tiempo.

¿Por qué practicar la Generosidad aumenta el Bien-Estar?

La respuesta es muy sencilla, porque esta practica es coherente con una ley universal: el que Da necesariamente Recibe. En otras palabras, la Generosidad activa otra actitud de la que después te hablaré: la Reciprocidad. Puede ser que el beneficiario de tu Generosidad no te corresponda a ti, pero la Vida si lo hace por intermedio de otras personas, que incluso hasta ni conocemos personalmente. Tal y como nos ocurrió con el regalo que recibimos de parte de Martha Alba, una Generosa mujer colombiana residente en Canadá, que sin nosotros saberlo, organizó una actividad en su restaurante para apoyarnos con equipos de computo que luego nos hizo llegar a través de su hermana Nancy. Y esto por que se enteró a través de un reportaje que nos hicieron en el periódico EL TIEMPO, a propósito del ejercicio de Formación en los Buses que hacíamos a principios de este año.

De modo que si queremos incrementar nuestros recursos afectivos, intelectuales y materiales, tenemos que ser generosos. Una y otra vez, todos los días de nuestra vida. Practicar la Generosidad nos trae Bien-Estar, y el Bien-Estar nos da Tranquilidad.

Pero la Generosidad empieza por casa. No puedo darle a los demás lo que no me doy a mi mismo. De modo que:

Si me doy a mi mismo, recibo.

Si le doy a mi pareja, recibo.

Si le doy a mi familia, recibo.

Si le doy a mi trabajo, recibo.

Si le doy a mis amigos, recibo.

Si le doy al grupo, recibo.

Si le doy a la sociedad, recibo.

Si le doy a la naturaleza, recibo.

Esto, a la luz de la Afectologia, es lo que hay que hacer para beneficiarnos de la práctica de la Generosidad y de paso –como diría mi gran maestro José Antonio Marina– alejarnos de la selva en la que habitan especímenes avaras, cicateras, dominantes, duras, egoístas, ególatras, gorrones, huraños, ingratos, insensibles, mezquinos, miserables, parásitos, secos, tacaños, usureros, vampiros, voraces y todas las formas contrarias a la Generosidad.

Así las cosas, ¿no vale la pena Generosidad?

Me encantaría saber tu opinión. O si lo deseas, conversar al respecto.

Andrés Paz

Formador Afectivo  

CARTAS FORMATIVAS (#1) ¿QUIÉN GOBIERNA TU VIDA?

Estándar

 

Estimado Monarca:

Esta es la primera vez que le escribo a un Rey, sobre todo a un Rey de la actuación, es decir de la Vida. Alguna vez aprehendí de Alain de Botton que el arte es una critica de la vida. De modo mí estimado Rey que tu pasión es vivir la vida, sentirla, pero no para padecerla, sino para disfrutarla, para sacar el mejor provecho posible de este fugaz viaje por la existencia.

Ahora bien, ¿Qué significa disfrutar la vida?

La respuesta a esta pregunta depende de las tierras donde uno viva. El mundo afectivo tiene cinco continentes: los áridos e ilusorios terrenos de las emociones. Las duras y escarpadas montañas de los sentimientos. Las hermosas llanuras de las actitudes. Las fascinantes costas de los valores, y el paraíso de los principios.

Cada continente tiene sus habitantes. Y cada uno a su manera tiene su propia versión de lo que significa disfrutar la vida. De igual manera, y como es apenas natural, cada territorio tiene sus propios gobernantes.

En el continente de las emociones por ejemplo, los gobernantes son reyes tiránicos. Mantienen a sus habitantes distraídos con “pan y circo”, a merced de sus caprichos, tanto, que estos habitantes ni siquiera piensan en si mismos a la hora de actuar. Sin ser conscientes, son gobernados por dos jerarcas sumamente poderosos que los mantienen esclavizados: los genes y los memes.

Los genes son mejor conocidos como los instintos y los memes son los reyes de las creencias. Ambos se refuerzan mutuamente. Son aliados para hacerte creer que eres libre, te ofrecen el placer desmedido como la solución a tus problemas, cuando no son más que una vía de escape al dolor que estas padeciendo. Sin que seas del todo consciente te siembran el autoengaño para que le eches a los demás la culpa por tus desgracias. Además, te hacen creer que necesitas Tener para Ser; que necesitas llenar con accesorios el vacio que hay en tu interior. Esos dos reyes le sirven a un perverso dios: el ego.

No obstante, te tengo una buena noticia: no estamos obligados a vivir eternamente en esas tierras!!! Aunque esos tiranos mantienen las fronteras cerradas, tú te puedes sublevar y escapar. Puedes elegir. No es fácil, es una ardua batalla, pero otros que ya escapamos de ese yugo te podemos dar fe que se puede hacer, yo lo hice y por eso te estoy enviando esta carta. Es mi Deber, como lo será también el tuyo cuando te llegue el momento.

Pero el largo viaje hacia el paraíso de los Principios tiene sus etapas. No se llega de la noche a la mañana. La Vida, si nosotros lo queremos, nos va acercado lenta y paulatinamente. Una vez hayas escapado de las tierras del dios ego, es decir del árido e ilusorio continente emocional, el siguiente destino es el continente de los Sentimientos. Para que te vayas haciendo a una idea, este continente es una zona montañosa en el que hay que alcanzar importantes picos, pero cuando llegues a la cima, podrás vislumbrar la hermosa llanura de los Actitudes.

El primer pico que debes escalar es el del Autoconocimiento. Fundamental porque necesitas empezar a comprehender que tipo de Rey eres. Esta parte de la montaña tiene reservada para ti una generosa recompensa: la de saber de dónde vienes, en dónde estas y lo más importante, para dónde vas. Para esta escalada vas a  necesitar un equipaje con tres elementos que deberás conocer muy bien: tus afectos, tus creencias y tus prácticas.

El siguiente pico es el de la Autovaloración. Este es muy exigente porque obliga a luchar contra el autoengaño. Requiere tener un fino equilibrio para no caer en los abismos de la supravaloración o de la infravaloración. En el primer caso te evalúas mejor de lo que en realidad eres y en el segundo, te subestimas y desconoces lo bueno que haz hecho. Tu sentido de Autoestima estará acorde a como te evalúes a ti mismo el desempeño que haz tenido en tu viaje por la vida. Tu Autoevaluación y tu Autoestima deberán repercutir sobre tu Autocuidado. Si te evalúas con justicia y te aprecias con generosidad necesariamente te cuidaras mejor. Pero ¡ojo! Aquí no estas todavía a salvo de los alcances del dios ego. En las montañas a veces te puedes encontrar lobos vestidos con piel de oveja que intentan hacerte desistir de tu empeño. Cuando eso suceda, apela a tu conciencia, a lo correcto. Recuerda los momentos difíciles que viviste en esas tierras que estas dejando atrás.

El tercer pico es la Autoadministración. Este es muy importante también porque durante el viaje deberás generar y administrar muy bien tus recursos. Para una aventura de estas características necesitas tres tipos de recursos: afectivos, intelectuales y materiales.

Los Recursos Afectivos son los vínculos. Las personas que son fuente de afecto para ti. Tu pareja, tu hija, tu familia de origen, tus orientadores. Pero sobre todo, tú mismo, la fe y creencia en ti mismo.

Los Recursos Intelectuales son los conocimientos que vayas adquiriendo sobre la Vida, sobre el oficio de Vivir y Convivir con Bien-Estar.

Y los Recursos Materiales son tu tiempo y tu dinero. Nuevamente te recuerdo que no estas a salvo todavía de la influencia de los genes y los memes egoístas. Aunque la escalada de este pico es dura y fatigante, no deberás dormir más de lo necesario. No olvides lo que tu mismo me dijiste: “para dormir tenemos la eternidad”. De modo que a aprovechar el tiempo Rey porque el viaje es largo y hay mucho trabajo por hacer.

Y con respecto al dinero, ten muy presente lo que aprehendas en el pico del Autoconocimiento, allí tomaras conciencia de tus talentos y habilidades. Los cuales, deberás explotar para ponerlos al servicio de la generación de más y mejores recursos monetarios. Además esto tendrá un efecto muy saludable sobre tu Autoestima, te hará sentir útil y capaz.

Por último, para llegar a la cima de este pico necesitas administrar muy bien un recurso que es muy esquivo: tu atención. Hay que mantenerse concentrados, con la energía puesta en la tarea. No te distraigas con el pasado, ni tampoco te hagas películas con el futuro. Mantente en el presente, consciente.

Finalizo esta carta estimado Rey con el Autogobierno. Quizá, el punto más alto de este territorio. O por lo menos para mi ha resultado clave en mi propio viaje. ¿La razón? Conquistar este pico es alcanzar el poder sobre ti mismo. Es darle un golpe de estado a los tiranos genes y memes egoístas. Esto significa, ni mas ni menos, gobernar tres emociones que sin ningún tipo de control hacen estragos en nuestra vida. Te hablo del placer, el miedo y la ira. Si a uno lo domina el placer pierde el año porque lo esclaviza, lo hace adicto. Si a uno lo domina el miedo también pierde el año porque lo paraliza, le bloquea la existencia. Y si a uno lo domina la ira, pierde totalmente el año porque lo puede eliminar del juego de la vida. Te puede enviar a un hospital, a una cárcel o al cementerio antes de tiempo.

Esto es todo por ahora Rey, de los demás territorios te hablaré más adelante si te mantienes firme en tu viaje. La Vida te ha puesto en mi camino y a mí en el tuyo. ¿Te imaginas sumar nuestros talentos en pro de una causa en común? Te veo mucho potencial, creo en ti y por eso te escribo.

Nunca olvides que vinimos a este mundo a algo mucho más grande que crecer, reproducirnos y morir. Vinimos a  Vivir y Convivir con Bien-Estar, a trascender y como te lo expresé en nuestro primer encuentro, esto lo logramos comprendiendo y practicando las reglas del juego de la Vida, a ser diestros en sus tres tableros principales: la pareja, la crianza y el trabajo.

Con iniciado afecto,

Andrés Paz

Formador Afectivo

PERDONARTE A TI MISMO: EL PRIMER PASO CUANDO QUIERES PERDONAR A TU PAREJA

Estándar

Es bastante recurrente que las relaciones de pareja repentinamente se hallen contaminadas por torrentes de Afectos Negativos. En múltiples situaciones, éstos surgen producto de la desavenencia ocasionada cuando alguno de los miembros con o sin intención, le causa algún daño al otro. Esto a su vez, lleva a la contra-parte afectada a experimentar una serie de afectos nocivos como dolor, sufrimiento, angustia, desconfianza, ira y otros, que de no prestarles atención adecuada y a  tiempo, terminan convirtiéndose en resentimiento, rencor, furia y hasta venganza.

Lidiar con este tipo de afectos negativos no es una tarea fácil, si les permitimos habitar nuestro Sistema Afectivo por un espacio prolongado de tiempo, sencillamente se adueñaran de nuestro sentir, pensar y actuar. Razón por la que resulta de crucial importancia identificar con exactitud lo que estamos sintiendo, aceptar y enfrentar los Afectos Negativos para después conscientemente dejarlos volar fuera de nosotros.

Durante los siete años que llevo navegando mar adentro en mi relación de pareja, he tenido que enfrentar fuertes tormentas que por momentos han amenazado con hacer naufragar la relación. Sin embargo, lo que me ha permitido continuar adelante ha sido el haber adoptado una postura activa y constructiva frente a esas emociones y sentimientos de  Mal-Estar.

En primer lugar me he permitido enfrentar cara a cara a mi ego herido. El ego es el primero en protestar por un agravio recibido. Enfrentar el ego resulta demasiado relevante en tanto que, es nuestro ego herido el que sangra, el que sufre, el que se sume en el dolor, el que tiene la necesidad de ofenderse profundamente y busca salidas desesperadas y egoístas para aliviarse. Si nos dejamos guiar por el petulante ego herido, no lograremos sobreponernos  a la situación para observarla y reflexionarla desde afuera con dignidad, tranquilidad, sensatez y cordura.

Si mantenemos centrada la atención en el daño causado por nuestra pareja, no seremos capaces de reconocer con tranquilidad y libres de culpa, que por acción u omisión somos corresponsables del Mal-Estar Afectivo que estamos experimentando. Por el contrario, si conseguimos poner nuestro ego a raya, si lo reducimos a su mínima expresión, seremos capaces de volcar nuestra atención hacia nosotros mismos. Este es un avance importante en la elaboración y construcción de un proceso para perdonarnos a nosotros mismos.

Perdonarnos a nosotros mismos es un proceso que exige profusa paciencia e inquebrantable voluntad.  Paciencia para soportar por algún tiempo el Mal-Estar propio de sentir y pensar que a nuestra pareja no le fue posible ValorarnosCuidarnos y Apreciarnos lo suficiente. Voluntad para llevar a cabo diariamente y a cada momento practicas que nos permitan enfocar nuestra atención en nosotros mismos, en lo que queremos, en lo que sabemos, en lo que hacemos y podemos llegar a hacer y ser con todas nuestras habilidades y potencial. Esta es la mejor forma de evitar que los afectos negativos nos inunden, porque si lo permitimos, éstos nos arrebatarán nuestra preciada e invaluable tranquilidad.

Pensar en nosotros mismos  nos permite tener una mejor Autovaloración. Es decir nos permite evaluarnos mejor, tomar conciencia de todo lo que queremos y no queremos, de todo lo que sabemos y no sabemos, de todo lo que podemos y no podemos, de todo lo que creemos, de todo lo que soñamos y la forma en que podemos materializar esos sueños. Una justa y en lo posible objetiva valoración de nosotros mismos nos permitirá sentir aprecio y estima por nosotros mismos. De esta forma estaremos contribuyendo considerablemente con el cuidado de nuestra valiosa Salud Afectiva.

Sin darnos cuenta, nuestros afectos negativos poco a poco empezarán a transformarsen en Afectos Saludables. Al margen del daño que otro nos pueda causar, tenemos la responsabilidad de transformar esa realidad en una oportunidad para conocernos y valorarnos más y mejor. Tenemos la responsabilidad de cuidarnos y esto implica enfocar nuestra atención en nosotros mismos, en lo mucho que valemos. Es conveniente apelar al Sentido de Autocuidado  para que la rabia, la frustración, la angustia, el resentimiento y todas las emociones y sentimientos negativos que podamos experimentar, se vayan disipando producto de no permitir que la causa de esos afectos nocivos anide en nuestros pensamientos.

Este es un paso importante, si lo practicamos conscientemente con toda seguridad, nos dejará sintiéndonos mucho mejor con nosotros mismos. Lo puedo afirmar categóricamente, por experiencia propia sé que  ¡¡¡funciona!!!

Ahora es necesario tener en cuenta un segundo elemento, o mejor dicho un segundo actor, nuestrapareja. En este caso hay que apelar a la Valoración Interpersonal. Evaluar con justicia y sin apuros el comportamiento de nuestra pareja; lo que han sido sus hechos, su historia, su aporte a la relación, las causas que le llevaron a tener un comportamiento egoísta que nos lastimó, la razón por la que actuó sin pensar en el daño que sus acciones podían ocasionar, los afectos  y creencias que suelen motivar sus actitudes. En síntesis, es necesario que hagamos una concienzuda y lo más objetiva posible,  Lectura Afectiva de nuestra pareja.

Lo que viene después es valentía, carácter, criterio y firmeza para tomar decisiones. Si luego de una concienzuda Lectura Afectiva de nuestra pareja, (sin permitirnos caer en el Autoengaño, sin ver lo que queremos ver, sólo viendo lo que han sido y son los hechos, la realidad) llegamos a la conclusión que lo más sensato es no continuar con la relación… Pues de todas formas estaremos haciendo lo correcto en tanto que seremos capaces de sacarle provecho al  aprendizaje de esa vivencia. Si nuestros afectos están en paz y tranquilos, no estaremos sufriendo por algo que ya esta fuera de nuestro control, y en esa medida seremos capaces de perdonar,  aunque perdonar no siempre implique tener un vínculo con quien nos causó algún daño. Es posible perdonar y tomar distancia cuando las circunstancias así lo ameritan.

Pero si la conclusión a la que llegamos luego de esa concienzuda Lectura Afectiva de nuestra pareja, es que definitivamente vale la pena continuar apostándole a la relación porque los hechos demuestran que aunque en un momento determinado, nuestra pareja actuó sin pensar en el daño que podía ocasionar; tiene voluntad para repararnos y sus actuaciones no han tenido una mala intención de fondo…. Lo que nos queda es asumir una Actitud Formativa y constructiva. Mantener nuestros afectos en paz y tranquilos, evitar  juzgar, comunicar con firmeza y asertividad cual es nuestra postura y como esperamos ser reparados. Estar receptivos y atentos a los actos de reparación que a cada momento debe llevar a la práctica nuestra pareja; como muestra de su voluntad para continuar construyendo la relación y como muestra que es consciente y reconoce el  daño que causó.

En últimas, con todo esto nosotros mismos seremos los más beneficiados. Aunque nuestra relación de pareja continúe o no, seremos capaces de perdonar y el perdonar nos permite ir por la vida ligeros de cargas, libres de culpa, con la consciencia despierta y tranquila. Perdonar nos permite mantener una óptima relación con nosotros mismos. Tener una óptima y satisfactoria relación con nosotros mismos, es lo que nos da la Fortaleza Afectiva necesaria para continuar avanzando con dignidad y decisión; para convertir las dificultades en aprendizajes y oportunidades, para empezar de nuevo una y otra vez, para aprovechar al máximo y con denodado entusiasmo este corto viaje por la fascinante existencia humana.

CON SENTIDO DE COMUNIDAD

Estándar

Tener un Sentido de Comunidad  resulta de vital importancia para cualquier animal social. Ser parte de  la seguridad que proporciona el poder del grupo se convierte en una cuestión de vida o muerte. Reducir el grado de vulnerabilidad ante los depredadores, sentir confianza y resguardo en el entorno; proporciona al sistema emocional de cualquier animal social la tranquilidad necesaria para continuar adelante con la tarea de supervivir.

Para el animal social llamado Humano, el Sentido de Comunidad se constituye en una autentica Necesidad Vital. Nuestra natural condición gregaria, hace que la vida en Comunidad nos sea tan necesaria como dormir o comer. En gran medida nuestro equilibrio tanto físico como mental depende de sentirnos identificados, apoyados, acompañados y pertenecientes a algo más grande o más fuerte que nosotros mismos. Asimismo, la Comunidad representa el ámbito más idóneo para desarrollar Habilidades Afectivas interpersonales sociogrupales, que le permiten al individuo actuar basado en actitudes y valores tales como la cooperación, la empatía, la asertividad, la reciprocidad, la generosidad, la responsabilidad, el respeto, la solidaridad, etc.

Este Sentido de Comunidad -se supone- debería  ser proporcionado inicialmente por el primer grupo en el que participamos, nuestro grupo familiar. Allí deberíamos encontrar claramente definido un sistema de creencias, afectos y prácticas compartidas, con las cuales pudiéramos sentirnos plenamente identificados. Pero la realidad muestra que la institución familiar es cada vez más frágil e inexperta con respecto a  la forma de suministrar un auténtico Sentido de Comunidad.

Ahora que pienso en todo esto, llegan a mi memoria los escritos de una pareja de esposos y honorables prospectivistas que aprecio enormemente por los valiosos aportes que le han hecho a nuestro trabajo, Alvin y Heidi Toffler. A propósito de la importancia del Sentido de Comunidad ellos señalan que: “Toda sociedad debe engendrar un sentimiento de comunidad. La comunidad excluye la soledad. Da a la gente una sensación vitalmente necesaria de pertenencia. Sin embargo, actualmente las instituciones de las que depende la comunidad se están desmoronando. (…) El resultado es una plaga, en constante aumento, la soledad. (…) No obstante, la comunidad exige algo más que lazos emocionalmente satisfactorios entre los individuos, requiere también fuertes lazos de lealtad. Del mismo modo que echan de menos la compañía de otros individuos, millones de personas se sienten hoy igualmente alejadas de las instituciones de que forman parte. Anhelan instituciones dignas de su respeto, su afecto y su lealtad. (…)

Cuanto más individualizados somos, más difícil nos resulta encontrar un compañero o un amante que tenga los mismos intereses y aficiones, valores, horarios y gustos. Los amigos son también más difíciles de abordar.  (…) El resultado es la formación de muchas relaciones mal armonizadas. O la ausencia total de relaciones.”[1]

Tener un Sentido de Comunidad se constituye en una imperiosa necesidad humana, que de no ser satisfecha lleva al individuo a sentirse profundamente solo, desamparado e intranquilo; instintivamente sabemos que al no contar con el apoyo de una Comunidad, somos mucho más vulnerables a los desafíos propios del Vivir y Convivir. Sin un Sentido de Comunidad la vida pierde su sabor y color original, la vida se vuelve insípida y gris.

Con Sentido de Comunidad

Todas estas inquietudes venían rondando en nuestras mentes y  poco  a poco fuimos comprendiendo que si tanto nos inquietaba esta realidad, pues teníamos la responsabilidad de contribuir en algo para transformarla. Aun recuerdo con claridad aquella tarde en la que después de una caminata a la montaña y de largas conversaciones, concluimos que todo el trabajo que estábamos haciendo y queríamos  llegar a hacer con la Formación Afectiva, no debía desarrollarse en el marco de una fundación, ni de un centro de formación como alguna vez pensamos. Sino en el marco de una Comunidad. A partir de ese momento cobro pleno sentido la COMUNIDAD FORMATIVA  EL TALLER. Una Comunidad que gira en torno a una Doctrina: la AFECTOLOGÍA. Esta tiene como objeto de estudio el Sistema Afectivo Humano. Su principal función es la de permitirnos aprehender a Vivir y a Convivir. La llevamos a la práctica ejerciendo el Oficio de la Formación Afectiva.

Esta es una de nuestras principales motivaciones, trabajar para que nuestra Comunidad pueda crecer. Pero no descontroladamente, tenemos prácticas artesanas y por lo tanto creemos en el crecimiento controlado. Queremos hacerla crecer hasta completar solamente 88 miembros. Ese es nuestro objetivo, una Comunidad de 88 Formadores Afectivos. Quienes a su vez tendrán la posibilidad de crear su propia Comunidad de Formadores Afectivos.

En Comunidad

Actualmente contamos con la presencia de valiosos seres humanos que le han ido aportando a esta construcción desde sus vivencias y saberes. Por ejemplo, quiero mencionar a Aura; una mujer valiente, persistente, perseverante, maternal, cálida, comprometida y muy hábil para vivir. Mary; una mujer afable, respetuosa, generosa, solidaria y con mucho temple y paciencia para sortear los desafíos que la vida le ha impuesto. Cony; una mujer autodidacta, estratégica, de amabilidad perenne, sensible, afectuosa, enérgica, llena de ganas de existir y aportarle a los demás. Estas tres mujeres tienen algo en común que me llama la atención: son mujeres que se han hecho a sí mismas, son mujeres que han sabido sortear hábilmente las dificultades que les ha planteado la vida y han encontrado  en éstas oportunidades para avanzar.

En Comunidad

Martín; un hombre noble, muy perseverante, exigente consigo mismo, lleno de voluntad, disciplina y dedicación con sus compromisos. Diana; una mujer inquieta por encontrarse consigo misma y sensible frente a la importancia de llegar a tener un satisfactorio desempeño en los roles de pareja y crianza. Gladys; una mujer benevolente, llena de esperanza, paciencia y fortaleza para tomar decisiones trascendentales. También  están parejas como Erika y Luis;  una pareja que ha manifestado su deseo de formarse para llegar a desempeñarsen como Formadores Afectivos de Pareja. Olga y Walter; una pareja con la que nos hemos identificado debido a que la principal causa de sus conflictos nosotros también la hemos vivido. Y  jóvenes como Juan Pablo, Melany, Damian, Sander y otros con quienes tenemos planes de trabajar en colegios haciendo obras de teatro mientras practicamos la Formación Afectiva. Por otra parte, están los casos de orientación en su etapa inicial y cuyas historias le aportan considerablemente a nuestras vivencias y experiencias.

En fin, desde tiempos remotos la vida en comunidad le ha permitido a nuestra especie evolucionar, la razón es sencilla y practica: <<la vida en Comunidad propicia la cooperación>>. Siempre será mejor cooperar que competir. La cooperación al interior de una Comunidad se ve representada principalmente en el incremento de los Recursos Afectivos (vínculos), Cognitivos (conocimientos) y  Materiales (dinero), de cada uno de sus miembros.

Uno de nuestros principales propósitos con la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER, es contribuir con el Desarrollo Afectivo, construir conocimiento colectivo y mediante el Oficio del Formador Afectivo incrementar los ingresos económicos de sus miembros.  Nos asiste la plena convicción que con trabajo, dedicación y absoluto compromiso poco a poco este propósito será una grandiosa y feliz realidad. Por ahora solo resta decir: ¡¡¡Que viva y siga viviendo la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER, nuestra sociedad la necesita con urgencia!!!


[1] La Tercera Ola. Alvin Toffler.Pag.355,357

¿QUÉ SE NECESITA PARA QUE UNA RELACIÓN DE PAREJA FUNCIONE Y SEA FUENTE DE BIEN-ESTAR?

Estándar

Una vez encontrado el camino de la Afectología, el siguiente paso es recorrerlo. Pero más importante aún, dejar las huellas necesarias  para que otros identifiquen este sendero.

Las huellas son los proyectos que nacen a la luz de la Afectología.

Por tratarse de una Doctrina, la Afectología se sustenta en Modelos de Vida, pero también en textos que den cuenta de esos ejemplos vitales. Este es justamente nuestro primer proyecto. La producción de nuestro primer Libro de la línea dedicada a la Vida en Pareja.

Este Libro busca responder a una pregunta: ¿Qué se necesita para que una relación de pareja funcione y sea fuente de Bien-Estar?

Para nadie es un secreto que la Vida en Pareja es sumamente compleja. Fuente de dichas infinitas pero también de amargos pesares. Un Vinculo Afectivo tan importante en la vida de un individuo debe ser tratado con respeto, solemnidad y claridad. Debemos aprehender sobre el fenómeno del emparejamiento, nos urge como hombres y mujeres aprehender a construir solidas y funcionales relaciones de pareja. Sin temor a equivocarnos, en la pareja esta el origen de todo, no solo de la vida en si misma, sino, de la estabilidad afectiva de toda una familia, inclusive de toda una sociedad, es más, de toda la humanidad.

Por tratarse de un conocimiento tan vital, éste no puede estar sujeto a lógicas egoístas. De modo que este Libro lo iremos publicando poco a poco. Lo compartiremos gratuitamente. Este es nuestro aporte y por ende el de la Afectología, a la construcción de una mejor sociedad. Una sociedad compuesta por hombres y mujeres que aprehendamos a Trabajar Juntos en la construcción de nuestra relación, la crianza de nuestros hijos y la generación de recursos para mantener a flote nuestro viaje en pareja por esta efímera vida.

Así las cosas, a continuación te dejamos un adelanto de la estructura del Libro, todavía le faltan algunos capítulos, pero ya esta listo para ser compartido. Si tienes alguna sugerencia o nos quieres recomendar algún material que consideres nos pueda ser de utilidad, te quedamos muy agradecidos.

INTRODUCCIÓN

PARTE 1

TRABAJAR JUNTOS

CAPITULO 1 TRABAJAR JUNTOS EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA RELACIÓN

Construir un Nosotros

Construir una Comunidad

Construir una Estructura

Construir un Significado

CAPITULO 2 TRABAJAR JUNTOS EN LA CRIANZA DE LOS HIJOS

Crear Conexión Afectiva con los hijos

Satisfacer las Necesidades Biológicas de los hijos

Satisfacer las Necesidades Psicológicas de los hijos

Satisfacer las Necesidades Socioculturales de los hijos

CAPITULO 3 TRABAJAR JUNTOS EN LA GENERACIÓN DE RECURSOS

Este es pues nuestro primer proyecto editorial. Un Libro que propone un modelo de emparejamiento basado en nuestras propias vivencias como pareja, en nuestra experiencia como Orientadores de Parejas  y en la puesta en práctica de las enseñanzas provenientes de la Afectología.

 

ENSEÑANZAS VITALES (2): VALORA A TU PAREJA Y EVITARAS DOLOROSOS CONFLICTOS

Estándar

 

Esta mañana me levanté pensando que en realidad yo trabajo para la Vida, le sirvo a la Vida. Analizando mi propia historia vital me doy cuenta que la mayoría de mis acciones como ser humano han estado encaminadas a aprehender a ser un trabajador de la Vida. Ahora comprendo el por qué de la dureza y crudeza de mi infancia, sin saberlo, la Vida me estaba marcando un sendero para llegar a servirle.

Como maestra, la Vida encarna la máxima sabiduría. La clave esta en aprehender a escucharla; observarla, conocerla, estar con todos nuestros sentidos dispuestos para captar sus enseñanzas.

Pues bien, el 31 de octubre pasado, reconocimos con mi Mincha el concepto que sintetiza la forma como nosotros le estamos sirviendo a la Vida. Después de un largo y extenuante viaje llegamos a la Afectología.  

Una de las parcelas de este nuevo territorio es la Vida en Pareja. De la calidad de este Vinculo Afectivo depende que el viaje por la vida se haga con Bien-Estar, tranquilos y felices; o con Mal-Estar, intranquilos e infelices. Por eso resulta tan importante, absolutamente determinante, aprehender a construir nuestra relación de pareja.

Tener la fortuna de Vivir en pareja es un Curso que la Vida nos ofrece, no solo para tener sexo, ni únicamente para gozar de compañía, sino también, para cultivar y desarrollar Habilidades Afectivas que nos den la oportunidad de ser mejores Seres Humanos, de ser mejores Aprehendices en el Oficio de Vivir y Convivir.

A veces somos malos estudiantes de la Vida en Pareja, perdemos ciertas materias, incluso, hasta reprobamos el año. Pero en el curso vital de la Vida en Pareja hay una materia que es esencial para ganar el año, para poder vivir un fin de año tranquilo, me refiero a la Valoración de nuestra pareja.

Cuando uno pierde esta materia desata conflictos. Al principio son unas pequeñas chispitas, pero cuando se acumulan, se arman voraces incendios. No es exagerado afirmar que incluso puede convertir la Vida en Pareja en un verdadero infierno; de esos que absorben tu energía, te enferman y afectan tu tranquilidad.

Valorar a nuestra pareja significa cuidarla, evaluar sus acciones con la mayor justicia posible, escucharla, reconocer sus aportes a la relación, exaltarlos, y sobre todo, Valorar a nuestra pareja significa apreciarla.

Cuando uno no cuida a su pareja, y no la defiende de los ataques de ciertos depredadores, corre el riesgo de que se le enferme su relación. Esta es justamente la enseñanza que capté de la Vida en estos días.

Resulta que hay un depredador que puede llegar a ser letal para la relación de pareja si no se le marcan límites a tiempo. Es sumamente difícil reconocerlo, pues esta amenaza es camaleónica, suele camuflarse, es como una especie de lobo con piel de oveja. Pero no solamente su camuflaje hace difícil el reconocimiento de este depredador, sino que, por tratarse de un vínculo tan cercano a nuestras vidas, afecta hondamente nuestros sentimientos. Hablo de la Familia de Origen, específicamente de los padres y hermanos, es decir, los suegros y cuñados de nuestra pareja.

Hay que aceptarlo, existen familias de origen que favorecen la relación, son un valioso apoyo, nos ayudan a crecer como pareja, a construir nuestra relación, a criar a nuestros hijos y hasta a producir recursos. Pero también es cierto que hay otras que son lamentables, un verdadero peligro, una autentica amenaza, y cuando atacan dejan heridas tan profundas y dolorosas que a nuestras pobres parejas les cuesta mucho cicatrizar. Tanto que a muchas se les convierte en un verdadero problema afectivo.

Cuando nuestra pareja ha sido victima de maltrato por parte de nuestra Familia de Origen, y además uno fue indiferente a esa situación; no la defendió en su momento, no la cuidó en su momento, no la valoró en su  momento, provocamos en ella un Mal-Estar Afectivo que inevitablemente lastima la relación.

Ese Mal-Estar Afectivo -como bien me lo enseñó la Vida a través de Eckhart Tolle– toma la forma de culpa, lamento, resentimiento, queja, tristeza, amargura y todas las formas de la falta de perdón que son causadas por exceso de pasado y falta de presencia.

La falta de presencia significa la dificultad para superar ese pasado. En esta situación cae nuestra pareja. La pregunta obligada es… ¿Cómo salir de ahí?

Indudablemente la sanación de esa herida debe ser un trabajo de los dos. Nuestra pareja perdonando, sacándose esas espinas afectivas de su corazón. El perdón es un regalo que nuestra pareja misma se debe dar. De lo contrario, seguirá atada en el pasado y se privará de disfrutar su presente, además se oscurecerá su futuro porque vivirá con zozobra, sin saber que hacer. Esto significa dejar a un lado el papel de victima y asumir una actitud mas proactiva en la solución de la situación, ocupándose de lo único sobre lo que puede tener control: su propia vida.

En el caso nuestro la tarea es reparar. Hacerlo quiere decir, en primer lugar, reconocer que somos responsables por acción u omisión de lo ocurrido con nuestra pareja. Y en segundo lugar, reparar el daño, no solo con un acto simbólico, sino, esforzándonos por comprehender la lección que la Vida nos enseña. Hay que Valorar a nuestras parejas, pero no solo con palabras, sino con lo que verdaderamente repara: los hechos, una y otra vez, todos los días de nuestra vida compartida.

En conclusión, si uno aprehende a Valorar a su pareja se va a ahorrar muchos dolores de cabeza y lo que resulta aun mejor, se va a ganar un sabroso co-equipero para Vivir y Convivir durante este efímero paso por la existencia.

 

 

MITO Y REALIDAD

Estándar

 

La Afectología es una Doctrina que se alimenta de tres nutritivas fuentes: la Ciencia, la Filosofía y la Religión. Es la dimensión teórica que le da sustento a la práctica de la Formación Afectiva. Teoría y Práctica se conjugan para cumplir un propósito: permitirnos aprehender el Oficio de Vivir y Convivir.

Nuestro viaje como individuos y como pareja desde hace siete años nos ha traído a este punto. Hemos tomado conciencia que nuestro encuentro tiene un propósito existencial y como tal lo estamos viviendo. Nuestras conciencias le han dado vida a la Afectología y con ella a la Formación Afectiva y para multiplicar estas dos a la Comunidad Formativa El Taller.

En este viaje no estamos solos, nos acompañan como Modelos de Vida un hombre y una mujer ejemplar (Imelda y Silvino). También vamos en este barco con nuestros hijos (Orianna y Dante). Además del resto de la Tribu (Patito, Marleny, Damián y Sander).

Y construyendo Comunidad, nuestros primeros Aprehendices: Conny, Aura, Mary, Diana, Martin, Juan Pablo, Melany, Erika y Luis. 

En este viaje también tenemos unos guías. Por los caminos de la Ciencia nos está guiando José Antonio Marina. Por los senderos de la Filosofía, Lou Morinoff; y por los terrenos de la Religión, Mircea Eliade. Los tres son el punto de partida para comprender el Sistema Afectivo Humano, el conocimiento básico para aprehender a Vivir y Convivir.

Ya hicimos una introducción a la “nomenclatura afectiva” que plantea José Antonio Marina, ahora empezamos a mostrar las consideraciones de Mircea Eliade sobre el Mito y la Realidad, extraídas del texto del mismo nombre.

Los dejo pues con Mircea Eliade y sus pensamientos sobre el Mito.

Nuestra investigación se dirigirá, en primer lugar, hacia las sociedades en las que el mito tiene —o ha tenia hasta estos últimos tiempos— «vida», en el sentido de proporcionar modelos a la conducta humana y conferir por eso mismo significación y valor a la existencia. Comprender la estructura y la función de los mitos en las sociedades tradicionales en cuestión no estriba sólo en dilucidar una etapa en la historia del pensamiento humano, sino también en comprender mejor una categoría de nuestros contemporáneos.

Esta palabra se utiliza hoy tanto en el sentido de «ficción» o de «ilusión» como en el sentido, familiar especialmente a los etnólogos, a los sociólogos y a los historiadores de las religiones, de «tradición sagrada, revelación primordial, modelo ejemplar».

Personalmente, la definición que me parece menos imperfecta, por ser la más amplia, es la siguiente: el mito cuenta una historia sagrada; relata un acontecimiento que ha tenido lugar en el tiempo primordial, el tiempo fabuloso de los «comienzos».

Dicho de otro modo: el mito cuenta cómo, gracias a las hazañas de los Seres Sobrenaturales, una realidad ha venido a la existencia, sea ésta la realidad total, el Cosmos, o solamente un fragmento: una isla, una especie vegetal, un comportamiento humano, una institución. Es, pues, siempre el relato de una «creación»: se narra cómo algo ha sido producido, ha comenzado a ser.

El mito no habla de lo que ha sucedido realmente, de lo que se ha manifestado plenamente. Los personajes de los mitos son Seres Sobrenaturales. Se les conoce sobre todo por lo que han hecho en el tiempo prestigioso de los «comienzos». Los mitos revelan, pues, la actividad creadora y desvelan la sacralidad (o simplemente la «sobre-naturalidad») de sus obras. En suma, los mitos describen las diversas, y a veces dramáticas, irrupciones de lo sagrado (o de lo «sobrenatural») en el Mundo. Es esta irrupción de lo sagrado la que fundamenta realmente el Mundo y la que le hace tal como es hoy día. Más aún: el hombre es lo que es hoy, un ser mortal, sexuado y cultural, a consecuencia de las intervenciones de los seres sobrenaturales.

El mito se considera como una historia sagrada y, por tanto, una «historia verdadera», puesto que se refiere siempre a realidades. El mito cosmogónico es «verdadero», porque la existencia del Mundo está ahí para probarlo; el mito del origen de la muerte es igualmente «verdadero», puesto que la mortalidad del hombre lo prueba, y así sucesivamente.

Los modos de conducta y las actividades profanas del hombre encuentran sus modelos en las gestas de los Seres Sobrenaturales.

La función principal del mito es revelar los modelos ejemplares de todos los ritos y actividades humanas significativas: tanto la alimentación o el matrimonio como el trabajo, la educación, el arte o la sabiduría.

La distinción hecha por los indígenas entre «historias verdaderas» e «historias falsas» es significativa. Las dos categorías de narraciones presentan «historias», es decir, relatan una serie de acontecimientos que tuvieron lugar en un pasado lejano y fabuloso. A pesar de que los personajes de los mitos son en general Dioses y Seres Sobrenaturales, y los de los cuentos héroes o animales maravillosos, todos estos personajes tienen en común esto: no pertenecen al mundo cotidiano.

Conocer los mitos es aprender el secreto del origen de las cosas. En otros términos: se aprende no sólo cómo las cosas han llegado a la existencia, sino también dónde encontrarlas y cómo hacerlas reaparecer cuando desaparecen.

De una manera general se puede decir que el mito, tal como es vivido por las sociedades arcaicas, 1.°, constituye la historia de los actos de los Seres Sobrenaturales; 2.°, que esta Historia se considera absolutamente verdadera (porque se refiere a realidades) y sagrada (porque es obra de los Seres Sobrenaturales); 3.°, que el mito se refiere siempre a una «creación», cuenta Cómo algo ha llegado a la existencia o cómo un comportamiento, una institución, una manera de trabajar, se han fundado; es ésta la razón de que los mitos constituyan los paradigmas de todo acto humano significativo; 4.°, que al conocer el mito, se conoce el «origen» de las cosas y, por consiguiente, se llega a dominarlas y manipularlas a voluntad; no se trata de un conocimiento «exterior», «abstracto», sino de un conocimiento que se «vive» ritualmente, ya al narrar ceremonialmente el mito, ya al efectuar el ritual para el que sirve de justificación; 5.°, que, de una manera o de otra, se «vive» el mito, en el sentido de que se está dominado por la potencia sagrada, que exalta los acontecimientos que se rememoran y se reactualizan.

«Vivir» los mitos implica, pues, una experiencia verdaderamente «religiosa», puesto que se distingue de la experiencia ordinaria, de la vida cotidiana. La «religiosidad» de esta experiencia se debe al hecho de que se reactualizan acontecimientos fabulosos, exaltantes, significativos; se asiste de nuevo a las obras creadoras de los Seres Sobrenaturales; se deja de existir en el mundo de todos los días y se penetra en un mundo transfigurado, auroral, impregnado de la presencia de los Seres Sobrenaturales.

Bronislav Malinowski trató de desentrañar la naturaleza y función del mito en las sociedades primitivas: «Enfocado en lo que tiene de vivo, el mito no es una explicación destinada a satisfacer una curiosidad científica, sino un relato que hace revivir una realidad original y que responde a una profunda necesidad religiosa, a aspiraciones morales, a coacciones e imperativos de orden social, e incluso a exigencias prácticas. En las civilizaciones primitivas el mito desempeña una función indispensable: expresa, realza y codifica las creencias; salvaguarda los principios morales y los impone; garantiza la eficacia de las ceremonias rituales y ofrece reglas prácticas para el uso del hombre. El mito es, pues, un elemento esencial de la civilización humana; lejos de ser una vana fábula, es, por el contrario, una realidad viviente a la que no se deja de recurrir; no es en modo alguno una teoría abstracta o un desfile de imágenes, sino una verdadera codificación de la religión primitiva y de la sabiduría práctica (…). Todos estos relatos son para los indígenas la expresión de  una realidad original, mayor y más llena de sentido que la actual, y que determina la vida inmediata, las actividades y los destinos de la humanidad. El conocimiento que el hombre tiene de esta realidad le revela el sentido de los ritos y de los preceptos de orden moral, al mismo tiempo que el modo de cumplirlos»

 

 

ENSEÑANZAS VITALES: EL MIEDO

Estándar

 

Cada día que vivo me convenzo más de una verdad universal: la Vida es la mejor Maestra de la Existencia. Basta con observarla, escucharla, sentirla. Prestarle atención. Hace unos días conversaba con mi Mincha sobre el miedo y me decía ella que una manera de combatir el miedo es creyendo en lo que se hace, sabiendo hacerlo y haciendolo.

El sábado pasado me encontré con mi padre. Caminamos un rato antes de almorzar y vimos un libro: “El Poder del Ahora” de Eckhart Tolle. Al parecer la Vida me tenía deparada una enseñanza y por eso tuve ese encuentro no programado con mi padre. Justamente en este libro encontré otra respuesta sobre el miedo. Dice este “maestro espiritual” que la condición psicológica del miedo esta divorciada de cualquier peligro inmediato concreto y verdadero. Y que además se presenta de muchas formas: incomodidad, preocupación, ansiedad, nerviosismo, tensión, temor, fobia. Según este autor, este tipo de miedo psicológico se refiere siempre a algo que podría pasar, no a algo que está ocurriendo ahora. “Usted esta en el aquí y ahora, mientras que su mente está en el futuro. Esto crea una brecha de ansiedad.”

¿Cuantas veces sin ser conscientes no somos presa de este tipo de miedo? Lo confieso, también lo he experimentado. Y estoy de acuerdo con Tolle, el miedo parece tener muchas causas. Miedo a una pérdida, miedo al fracaso, miedo a ser herido.

El miedo psicológico es más común de lo que se cree. Y pensándolo bien, está directamente relacionado con las adicciones. ¿Por qué? Por la ansiedad que lo acompaña. ¿Cómo se suele calmar esa ansiedad? De múltiples maneras. Yo solía calmarla fumando. Pero también leyendo. Otros lo hacen comiendo, bebiendo, teniendo sexo, con pornografía, comprando, y un sin numero de escapes que encuentra la mente angustiada. Corriendo el peligro de caer en la adicción.

Este asunto del miedo lógicamente tiene que ver con la dimensión afectiva del ser humano. Por lo tanto cae en los terrenos de la Afectología. En el citado libro de Eckhart Tolle también encontré que la negatividad afectiva es causada por la negación del presente. La incomodidad, la ansiedad, el estrés, la preocupación – todas las formas del miedo- son causadas por exceso de futuro y demasiada poca presencia. En otras palabras, nos intoxicamos de futuro. Y por estar pensando tanto en él, nos olvidamos de vivir el presente. Que finalmente es lo único que tenemos. Qué fácil es caer en este estado. ¿No crees?

No quiere esto decir que uno no deba pensar nunca en el futuro, el problema es cuando se convierte éste en una obsesión. Ahí es cuando empieza a complicarse la película de la existencia.

En conclusión, el mejor remedio contra el miedo psicológico es la acción. Hacer. Pensar menos y hacer más. Y como bien lo enseña Tolle, no debe uno preocuparse por el fruto de sus acciones, simplemente hay que prestar atención a la acción en si misma. El fruto vendrá por añadidura.

Y cuando se le presta atención a la acción en si misma es cuando se fluye. Es cuando hay Bien-Estar. Es cuando hay “alegría, facilidad y liviandad en lo que se hace”.

Esta es la enseñanza que la Vida me ha regalado hoy, y como agradecimiento la escribo y te la comparto. Dicen que es una ley universal. Recibir para dar. Dar para recibir.

 

 

LA NOMENCLATURA AFECTIVA

Estándar

 

La Afectología es una Doctrina para aprender a Vivir y Convivir, como tal, se alimenta de tres nutritivas fuentes: la Ciencia, la Filosofía y la Religión. En otras palabras, es una síntesis, por eso podemos afirmar que la Afectología es más que una ciencia, más que una filosofía y más que una religión.

La Vida nos ha mostrado un guía para adentrarnos en la fuente científica de la Afectología. Este guía se llama José Antonio Marina. Su obra va desde la neurología hasta la ética. Según este pensador español, toda ciencia tiene que precisar su terminología y la ciencia de la afectividad inteligente también.[1]

El término Afectología puede tener una doble interpretación: se puede leer como el estudio del Sistema Afectivo Humano o como el  estudio del afecto.

En “El Laberinto Sentimental”, Marina propone una nomenclatura afectiva que nosotros adoptamos provisionalmente para la Afectología:

  • Afecto y sus derivados: conjunto de todas las experiencias que tienen un componente evaluativo, a saber: doloroso/placentero, atractivo/repulsivo, agradable/desagradable, bueno/malo, estimulante/deprimente, activador/desactivador.

Sus especies principales son: sensaciones de dolor y placer, deseos, sentimientos.

  • Sensaciones de dolor y placer: experiencias estrictamente físicas. Melzack ha señalado que el dolor tiene tres componentes –sensorial, afectivo y cognitivo- y que cada uno depende de sistemas neuronales distintos.

  • Deseos: conciencia de una necesidad, de una carencia o de una atracción. Normalmente van acompañados de sentimientos que los amplían y dan urgencia.

  • Sentimientos: bloques de información integrada que incluye valoraciones en las que el sujeto esta implicado, y al que proporcionan un balance de situación y una predisposición a actuar.

Los sentimientos pueden clasificarse por su intensidad, duración, profundidad, pero estas distinciones están hechas dentro de un continuo, lo que  hace difícil marcar limites muy definidos. Por tal motivo, es útil usar los siguientes términos:

  • Estados sentimentales: sentimientos duraderos que permanecen estables, mientras cambian otros sentimientos simultáneos más efímeros. Dice Marina que aquí es conveniente introducir una distinción entre lo que él propone llamar hábitos sentimentales (por ejemplo, el amor o el odio), que tienen una permanencia configuradora de la personalidad, y estados de animo, el humor, que tiene duración pero menos consistencia.

  • Emoción: sentimiento breve, de aparición normalmente abrupta y manifestaciones físicas conscientes (agitación, palpitaciones, palidez, rubor, etcétera).

 

  • Pasión: sentimientos intensos, vehementes, tendenciales, con un influjo poderoso sobre el comportamiento.   

Esta nomenclatura afectiva es apenas una breve introducción a un concepto más amplio que manejamos desde la Afectología y es el de la Afectivopedia. Una especie de diccionario afectivo que iremos desarrollando poco a poco en este espacio.


[1] José Antonio Marina “El laberinto sentimental”. Editorial Anagrama 1996.

DIA 0: TRES AÑOS VIVIENDO Y CONVIVIENDO EN SOACHA

Estándar

El pasado 8 de noviembre cumplimos tres años de estar viviendo en Soacha. Una vez renunciamos a nuestros empleos para dedicarnos a construir nuestro proyecto de vida compartido, lo siguiente era apretarnos el cinturón para no tener que volver al sistema. Y así lo hicimos.

Para evitar pagar arriendo en Bogotá y vernos obligados a buscar un empleo que nos alejara de nuestro objetivo, optamos por vivir en la casa que con tanto esfuerzo habían construido doña Imelda y don Silvino. Una cómoda vivienda que aunque lejos de la ciudad, nos brindaba la tranquilidad necesaria para dedicarnos a pensar y construir lo que en ese momento todavía no teníamos muy claro.

Tres años después me pregunto: ¿cumplimos el objetivo?

Si. Vinimos a diseñar un modelo de trabajo, una forma de “ganarnos la vida” en la periferia del sistema, y no solamente lo hemos logrado, si no que resultamos encontrando un Modelo de Vida, alrededor del cual hemos concebido una Doctrina a la que nuestras conciencias han llamado Afectología.

La Afectología es una Doctrina con la cual podemos aprehender a Vivir y Convivir. Esta inspirada en la vida y convivencia que han llevado un hombre y una mujer que son nuestros modelos: Imelda y Silvino. Padres de Luz Adriana y quienes me adoptaron en su hogar.

La Vida nos reveló que ellos son nuestro Modelo de Vida. Esto es, nuestro Modelo de pareja, de padres y de trabajadores. Ellos son nuestros verdaderos maestros en el Oficio de Vivir y Convivir. Aunque lo intuíamos, tardamos tres años en ser plenamente conscientes de ello. Estábamos buscando maestros por fuera, cuando los teníamos en casa, viviendo y conviviendo con nosotros. Bastaba con escucharlos, observarlos, en una palabra: Valorarlos.

Cuando tomamos conciencia de esto, literalmente nuestros corazones se llenaron de una inmensa alegría. Dicha que vino acompañada por la revelación de la Afectologia. Termino que volvió a nuestra mente colectiva el pasado 31 de octubre mientras nos compartíamos con Patito, Marleny y Conny.  Y digo volvió porque ya se había cruzado por nuestro camino meses atrás, sin decirnos mucho en ese momento.

Esta revelación era la pieza que le faltaba al rompecabezas que empezamos a armar hace tres años. De hecho, cada vez que encontrábamos una nueva pieza creíamos que la figura estaba armada, pero al mismo tiempo, intuíamos que algo faltaba. Hoy la sensación es completamente diferente. Y si esto es así, se tendrá que ver reflejado en la producción de relatos, el trabajo constante y por ende la consecución continua de recursos: más y mejores vínculos afectivos; más y mejores comprensiones del sistema afectivo humano; más y mejores ingresos económicos. Este será el indicador de que llegamos a un punto crucial de nuestro viaje. De no ser así, también será un claro indicador de que nos estamos autoengañando. Cualquiera sea el caso, lo importante es que nuestras conciencias están despertando. Y eso, es lo que finalmente importa: despertar.

De modo pues que este es el día cero en la historia de la Afectologia. Un relato que  ha llegado a nuestra conciencia para darle Estructura a nuestra existencia, para aprehender a Vivir y Convivir; para satisfacer nuestra necesidad vital de Comunidad; para comprender el Significado de nuestra vida.

Como todo relato se escribirá a diario. Se irá mostrando y explicando a partir de nuestras propias vivencias, de las reflexiones y experiencias que dichas vivencias nos dejen. Nuestro rol, además de vivir la Vida, será aprehender de ella, escucharla, observarla, leerla, sentirla y compartirla.

Hemos por fin comprendido que la mayor Maestra de la existencia es la Vida. Y que si le prestamos atención podremos ser unos buenos Aprehendices. Y que si somos aplicados podremos algún día llegar a ser unos útiles Tutores.